Results tagged ‘ lo mejor de cuba ’

DOS CORTAS DE “PAPA MONTERO”

luque cinci

Por Andrés Pascual

“El Barbero” Sal Maglie no tenía peluquería, se afeitaba poco porque “la barba de 3 ó 4 días infundía miedo en los bateadores”, bueno, la barba… pero, “arrimarle” la bola a nivel de barbilla a cualquiera son otros cinco pesos.

Maglie pasó por el firmamento de las Grandes Ligas como un buen pitcher, del grupo que no se andaban con rodeos para “cerrar” a los bateadores, es decir, lanzarles adentro.

(más…)

“NI A PALOS SUBE”

(más…)

Cristobal Torriente, el juego de su vida

Por Andrés Pascual

La
notoriedad ganada por la actuación en un juego de pelota no es frecuente en los
anales del beisbol; sin embargo, ha ocurrido…
Generalmente, los llamados “héroes de un solo día”, capaces de hazañas
memorables una sola vez, no han tenido etiqueta estelar ni, mucho menos,
importancia inmortal.

(más…)

El mejor intermedista cubano ha sido Tony Taylor

Por Andrés Pascual

Tony Taylor estaba considerado el
mejor pelotero de Cuba cuando Fidel Castro decidió liquidar el profesionalismo.
Cuesta abajo Miñoso por la pérdida de sus facultades, nadie como “El Chino” de
los Azules del Almendares, jugador completo, para sustituirlo; además, era
pelotero regular en Grandes Ligas. Había debutado en las Mayores en 1958, a los
22 años, con los Cubs de Chicago al lado del inmortal Ernie Banks a quien,
dice, le agradece muchos de los secretos que necesitaba conocer un bisoño
intermedista que había sido convertido en segunda base desde la esquina
caliente. Con Banks formó una buena combinación de dobleplays.

A Taylor lo firmaron los Gigantes de
Nueva York quienes lo cambiaron al Chicago; en Cuba le ocurrió parecido: le
firmó el Marianao y lo enviaron al Almendares y fue con los Alacranes que se produjo
el cambio de posición.

Un pelotero que por su juego seguro,
alegre, agresivo y por su personalidad abierta de cubano buena gente sin
hipocresía, alcanzó elevados niveles de popularidad en las ciudades en las que
jugó o sirvió como coach: desde las Estrellas de Colón en la Liga de Pedro
Betancourt, el Cerro de la Liga Cubana donde ganó un campeonato de bateo con el
glorioso Alacrán, hasta Venezuela, pasando por Puerto Rico, donde también
conquistó un champion bate, más las ciudades americanas que le sirvieron como
casa en el beisbol mayor: Chicago, Detroit o Filadelfia, como jugador y
asistente, o Toronto y Miami como coach.

Antonio Nemesio Taylor, matancero, es un
intermedista All Stars de los Filis de Filadelfia que, con el outfielder
Antonio “Haitiano” González, cuenta entre los 100 mejores jugadores de la
historia de la veterana franquicia del Viejo Circuito. Votado como uno de los
cinco jugadores más populares de los Cuáqueros en su historia.

Una carrera de toda la vida en el
pasatiempo debe estar repleta de grandes momentos en el terreno de juego. Voy a
recontar solo tres que engrandecieron al Chino como héroe o como villano, en
Cuba y en Estados Unidos.

El último campeonato de la Liga Cubana,
conocido como “sin refuerzos” porque no se importaron jugadores americanos, no
solo fue uno de los mejores del circuito profesional en su historia, sino uno
de los más reñidos, que requirió un juego extra entre el Cienfuegos y el
Almendares para decidirlo. Aquel evento, que fue un éxito en lo artístico y en lo
deportivo, fue un fracaso ecónomico porque el publico, influido por la
incipiente ideología destructora, le dio la espalda al grueso de peloteros más
grande y de más clase que pudiera constituirse en todo el Caribe.

Como se había hecho rutina, hasta que no
concluyó el inoperante e inútil; pero agresivo y maratónico discurso del
dictador, que comenzó alrededor de la una de la tarde y concluyó sobre las 9.50
p.m; es decir, 50 minutos de retraso de acuerdo al calendario entre los
ejecutivos de la Liga y la televisión, fue que salieron los árbitros al terreno
para ajustar la rutina previa al juego.

Inmediatamente después de que Rafael Paz,
como chief umpire, le entregó las alineaciones correspondientes a cada
director, Tony Castaño por el Cienfuegos y Regino Otero por el Almendares, el
primer bate azul, Angel Scull, hizo su aparición en el plato.

En el montículo por los Elefantes Pedro
Ramos, que constituía, junto a Orlando Peña, Camilo Pascual y Miguel Fornieles
el cuarteto de más clase entre lanzadores cubanos o de cualquier país del área,
que formo ese año con Hector Maestri y Tony Díaz “el sota, caballo y rey” de la
baraja cienfueguera, ayudados por los relevos de Raul Sánchez. A Regino le
criticaron que no hubiera abierto con el recluta zurdo Marcelino López, que
había lanzado bien contra el Cienfuegos, en vez de con Orlando Peña, a quien
habían matado a palos los representantes de la Perla del Sur.

El juego no resultó un duelo de pitchers y
concluyó con victoria para los Verdes 7 a 2; pero malo para que Pedro Ramos no
alcanzara la Triple Corona del Pitcheo, al ceder el porcentaje de carreras
limpias ante Julio Moreno.

Pedro Ramos abrió con gran velocidad pero
descontrolado, por tal razón, la recta se le quedaba alta. De milagro no lo
acribillaron en el primer episodio cuando caminó sucesivamente a Scull y a
Taylor y de la Hoz le dio un “texas leaguer” que picó detrás de segunda,
congestionando las almohadillas; después, increíblemente, puso en 3 bolas sin
strikes a Carlos Paula, a Amorós y al recluta del Boston Ramón Villar y abanicó
a cada uno con bolas altísimas para un escón de ponches.

Pero en el cuarto, sin outs, abrió Taylor
con hit entre tercera y short, robó segunda y de la Hoz recibió pasaporte; Amorós
elevó al primera base y Paula al catcher; entonces Villar bateó una línea de
hit por encima de segunda que le permitió anotar a Taylor y colocarle el
promedio de limpias a Pedro en 2.04, una centésima más que Jiquí Moreno (2.03).
Un papel absoluto de villano del estelarísimo segunda base.

El congresista republicano Jim Bunning fue
el primer lanzador derecho que actuó en un juego de estrellas representando a
cada liga; en la Americana defendió el montículo del Detroit; pero, en 1964,
fue enviado al Filadelfia donde se reencontró con el cubano Tony Taylor, con
quien había tenido fricciones durante el año que reforzó (1956-57) al Marianao.

El Día de los Padres de 1964, 21 de
junio, Bunning fue designado por Gene Mauch para que enfrentara a otro  conocido de los cubanos que actuó en el premio
invernal de 1959-60, Traci Stallard, por los Mets de Nueva York, en la urbe
mundial.

El
juego llegó al 8vo. con los Filis ganando 6-0 en medio de la mayor tensión posible,
porque Bunning tiraba un juego perfecto…

El inning lo inició el ex refuerzo de los
Felinos de la Liga Cubana sacando fácil los dos primeros outs; entonces
apareció en el home Ed Kranepool, zurdo y
buen bateador. Rápidamente, el derecho cuáquero se puso arriba en el
conteo con 1-2; al próximo lanzamiento, Kranepool conectó de rolling entre
primera y segunda, incómodo para el inicialista y demasiado lejos para el
intermedista; pero, increíblemente, apareció Taylor que, zambulléndose, paró el
metrallazo y desde el suelo  hizo el
disparo que salvó la única y real amenaza que tuvo el derecho para lograr la
hazaña.

Desde el primer inning del juego que
abrió el 14 de mayo de 1968 hasta la cuarta del que inició el 8 de junio, Don
Drysdale eslabonó la friolera de 58 escones consecutivos, marca con la que
rompió el récord de Walter Johnson de 55 2/3, que databa de 1913 por los
Senadores de Washington.

El 8 de junio de 1968 los Dodgers recibían
como homeclub a los Filis de Filadelfia y Walter Alston envió al montículo al
derecho Drysdale.

Con un out en la pizarra en el 5to,
compareció a batear Tony Taylor; luego de ponerse en conteo de dos bolas y un
strike, dio hit de línea al izquierdo; acto seguido, Clay Dalrymple, receptor
cuáquero, encendió un cohete al right con el que avanzó el cubano, que había
salido en jugada de hit and run, a la antesala, desde donde anotó por elevado
de sacrificio al center del emergente Howie Bedell, liquidando la cadena de
escones de Drysdale.

En la historia del beisbol cubano Tony
Taylor conforma, junto a Tito Fuentes y Cuqui Rojas, el trío de mejores
intermedistas de todos los tiempos: 19 años Taylor, 15 Fuentes y 16 Rojas en
Grandes Ligas son suficientes para avalarlo.

Por Andrés Pascual

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 439 seguidores