NO HAY JUGADORES CON MARFILADAS “INMORTALES” EN COOPERSTOWN

mickey-owen-passed-bal-1

Por Andrés Pascual

Solo Willie Mays, cuando su capricho superó lo razonable y se quedó para que le cayeran en la cabeza cuanto fly al leftfield batearon en la Serie Mundial de 1973 los Atléticos de O.FINLEY, es parte del recinto, porque continuó cuando no podía, entonces muestra en su palmarés desinhibidos lances de torero de “cartel enano” en el último evento otoñal que jugó.

Pero aquellos corrings a destiempo, aquel pésimo sentido de la colocación que exhibió alquien que forma parte de lo mejor de la defensa en el outfield del beisbol, no significaron la derrota del club. El gran pelotero jugó con los Mets de la ciudad que le dio el bautismo de fuego en el juego de liga mayor, que lo presentó en sociedad a los 20 años en 1951, NUEVA YORK.

La “marfilada de Merkel” fue un mal corring: no pisó una base, se entusiasmó irresponsablemente con la anotación ganadora que no coronó y el jolgorio fanático que invadieron el terreno, se aturdió y el error fue mental (al momento el jugador más joven de todo el beisbol); en contra que por los Cubs de Chicago jugaba en segunda base un inmortal, Johnny Ever, considerado entre los 3 peloteros más inteligentes de la historia, que se dio cuenta, le pidió la pelota al centerfielder y pisó haciendo out forzado por abandono de la jugada continuada. “Napoleón” McGraw nunca lo culpó, lo repitió en una entrevista en 1926 en La Habana.

Entonces se suspendió el juego empatado por blackout, al siguiente se continuó donde estaba y John McGraw se quedó sin el Clásico con sus poderosos Gigantes y los Cubs ganaron su última Serie Mundial contra Ty Cobb, era 1908.

En los 10’s, a Fred Snodgrass lo consideraban uno de los 3 mejores outfielders defensivos del beisbol, lo habían elevado a la categoría de bigleaguer en 1910 los Gigantes, con el uniforme neoyorquino bajo la tutela de McGraw, asistió a 3 Series Mundiales consecutivas 1911-1913, todas perdidas por el club…

En 1912, Snodgrass “chorreó” un manso y rutinario fly al center y avanzó a segunda el corredor que significaba el empate, inmediatamente después realizó un engarse de “Padre y Señor mío”, pero el Boston anotó dos en el inning y el estigma persiguió al jugador siempre, a extremos de que ganó un sobrenombre despectivo “FRED MUTT” o “30,000 MUTT”.

Como hizo con Merkel, McGraw tampoco culpó al jugador por la derrota y le sugirió a la gerencia que le subieran el salario a mil mensuales y lo hicieron.

En 1941, el catcher regular de los Dodgers de Brooklin era Mickey Owen, estrella defensivamente, que impuso un récord de 508 lances consecutivos sin errores ese año, además, promedió .995, como artillero para la posición era aceptable, aquella campaña los Esquivadores ganaron la Nacional y fueron contra los Yankees a la Serie Mundial…

Hurgando un poco en el pasado de Owen, el hombre fue alcalde durante tres términos de una localidad americana y candidato al Congreso. Al concluir 1945 fue enviado al Servicio Militar durante la 2da Guerra Mundial (Dpto de la Marina), cuando lo desmovilizaron, no se puso de acuerdo sobre salario con los Dodgers para 1946 y puso proa al sur, a la Liga Mexicana, atraído por los cantos de una sirena loca llamado Jorge Pasquel, como manager-jugador (UNO DE 4 MANAGERS DEL VERACRUZ EN LA TEMPORADA DE 1946, ADEMÁS DE RAMÓN BRAGAÑA, CHILE GÓMEZ y el dueño Pasquel), la aventura le costó la suspensión de por vida por “renegado”, medida decretada por el Comisionado Happy Clandler contra quienes abandonaron al Beisbol Organizado, para irse a México, recibió el perdón en 1949 al reducir el alto ejecutivo a 3 años la penalidad y regresó a las Grandes Ligas con los Cubs de Chicago hasta 1954 (1952, 53 y 57 actuó en las ligas menores), se retiró con los Medias Rojas de Boston…

En la campaña 1953-54 estuvo en la Liga Invernal de Puerto Rico como manager-jugador del Caguas, ganó el campeonato y la Serie del Caribe de ese temporada…

El 5 de abril de 1941, los Yankees iban delante en la Serie Mundial 2-1 contra el Brooklin, esa tarde los Mulos visitaban a los Esquivadores en el estadio Ebbets Field, “otro de los 3 barrios” de gran arraigo beisbolero de Nueva York con clubes en las Mayores.

En el 9no inning, parte alta, los Bombarderos perdían 3-4 el juego y llegó al plato Tommy Heinrich con 2 outs; un par de fouls, 3 bolas malas y cayó en 3 y 2… al próximo lanzamiento el artillero zurdo le tiró y Owen no pudo retener la bola que hubiera empatado la Serie a 2 victorias (foto de la jugada), el bateador-corredor llegó safe a primera y con este la debacle brookliniana, porque los Yankees hicieron un rally de 4 que decretó la ventaja 7-4 que los inquilinos del Ebbets no pudieron remontar. El día siguiente, el tercio táctico de Dimaggio volvió a ganar, esta vez 3-1 y se llevaron el gallardete 4 juegos por uno. Un passed-ball de leyenda.

En la Serie Mundial del 2001, jugada que comentan poco o nunca, el relevista Mariano Rivera olvidó su clase, su experiencia y sus nervios de hierro cuando recibió un bounce fácil con tiempo suficiente para hacer no uno, sino 10 dobleplays, en vez de lograr la doble matanza que hubiera representado la victoria de los Yankees, tiró mal provocando la de Arizona, Mariano no era jugador de todos los días…pero la marfilada le costó el Clásico a su club.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: