B’JARKMAN: AMOR POR EL CASTRISMO, DESERCIONES Y CHIVO EXPIATORIO

peter b'jarkman sombreo alas abajo

Por Andrés Pascual

Exceptuando al espía comunista de STALIN Ernest Hemingway, a la comunista Bárbara Dane (casó con cubano y se quedó a vivir allá) o a la Chessimard, que ha debido esconderse en Cuba por “motivos especiales”, tan especiales como clasificar en el grupo de fugitivos internacionales de la justicia americana por asesinar a un policía en New Jersey hace más de 40 años, nadie “ha amado” tanto a la Cuba de los Castro que un tipo que imita a Bert Sugar con sombrero alas hacia abajo (foto), que tiene un blog en MLB, y que escribió un par de libros sobre el beisbol castrista que son un bochorno, en los que hace referencias fuera de lugar, por total desconocimiento y mala idea (buena para la tiranía), del glorioso pasado beisbolero cubano, que comenzó a destruir la horda que ocupa a la ex Perla antillana desde 1960, hoy a milímetros de concluir infelizmente semejante barbarie.

El propio B’Jarkman ha dicho que la primera vez que visitó el feudo castrista fue en 1996, es decir, muy poco tiempo para poder valorar el beisbol de la tiranía en toda su extensión, porque hace referencia a jugadores a los que ni vio en persona, ya que murieron antes del año de la primera visita de este espadón a la Isla.

Sin embargo, a cada rato me pregunto la verdadera razón del amor por la Cuba destruida moral y materialmente de este individuo y su rara devoción por el beisbol que se mal juega allá, porque no me convence la justificación fundamentada en lo deportivo, no es posible, no puede serlo para nadie que conozca el juego cubano histórico, que significa, antes de 1960, en ambiente de libertad de expresión y movimiento, además de poder decidir, sin ataduras ni ataques políticos con palabras como “desertor”, el lugar que mejor entendiera para explotar su talento.

Si pretende que lo vean como a un Joe Cambria de nueva edición se ponchó sin tirarle; a Papa Joe se le agradece, en parte, el ascenso de la mayoría de los grandes jugadores cubanos hasta Tony Oliva, desde que firmó a Roberto Estalella a mediados de los 30’s, sin embargo, a Peter B’Jarkman ningún cubano puede agradecerle nada positivo, porque este tipo es sino un eco del libelo castrista Granma, un plumífero extramuros de la mentira empaquetada de ese vergonzoso y reaccionario periódico. Es sino una réplica, la repetición de Elio Menéndez en lo que escriba o hable.

Entre el 27-31 del recién finalizado Julio, se celebró en el downtown de Miami la Convención annual del S.A.B.R (Sociedad de Investigadores del Beisbol Americano), a la que B’Jarkman pertenece y yo también; aunque llegué tarde el sábado 30 para escuchar la “disertación” sobre un libro escrito por el propio “enamorado de Cuba”, logré alcanzar el momento en que hacía burlas despectivas de Rusley Castillo, porque “juega Triple por 72 millones”, poniendo en dudas la “sapiencia” de los scouts y la extraña voluntad de las oficinas, algo que comenté así mismo, pero con otra intención, en un material de hechura reciente y nunca burlándome del pelotero.

Según Chamby Campos, comentarista de la 92.3 de Miami, que escuchó toda la basura comunista que vomitó, B’Jarkman barrió el piso con Yulieski Gourriell; además de asegurar que el muchacho no triunfaría por entrado en los 30’s y algunas otras cosas.

El tipo NO ES cronista, no inspira respeto ni respeta a quienes debe por un mínimo elemental de decencia, no se respeta a sí mismo, por eso es peligroso ideológicamente para quienes desconozcan historias reales de la caída del beisbol cubano.

Analizando la situación como sugieren sus puntos de vista, los peloteros cubanos que juegan en Grandes Ligas no son buenos, pero no por la clase que puedan tener, sino porque “abandonaron” el circo ripiera castrista, punto de vista que trata de encubrir sin éxito.

Sin embargo, el individuo es tan imbécil por arrastrarse, que no se detiene a pensar que, mientras jugaron en Cuba a las órdenes de Antonio, jamás se le ocurrió decir que fueran de baja calidad como atletas, por el contrario, repetía donde quisieran oírlo que esos mismos, a los que ofende hoy cada vez que abre la boca, eran de clase estelar incluso para las Grandes Ligas.

Peter B’Jarkman no ha escrito sobre la lacra que cunde al ex pasatiempo nacional, sobre la corrupción individual de atletas y dirigentes; endémica por lo profundo que ha calado en el tuétano de una sociedad que destruye a Cuba por aceptacción e inacción, el agresivo cáncer despótico que la consume; no habla de arreglos de juegos y de campeonatos sostenidamente desde 1969-presente, del abandono en que tienen a todo lo que tenga que ver con el juego de pelota, de la malformación generalizada, presente en jugadores que “han desertado” y pone en peligro sus carreras como profesionales.

Tampoco de la nueva clase apoderada del esquema beisbolero (los llama autoridades), que viven de parásitos maldirigiéndolo con prebendas indignas, de nada de lo que destruyó el beisbol cubano ha escrito nunca este castrista público y abierto, por lo que no tiene la mínima intención de contribuir a mejorar lo que ya nadie puede.

Sin embargo, factura castrista como justificación de los fracasos de los últimos 7 años de un deporte que ya no existe en Cuba para empeños mayores, incluso ni decentes, B’Jarkman ha sido capaz de desviar la atención de algunos indecisos hacia el capítulo “desertores” como causa de los males del beisbol castrista.

La tiranía ha fabricado un chivo expiatorio para la erosión continuada de medio siglo ejecutada contra el juego: la decisión de hacer valer su derecho (los que no hayan sido enviados), a escoger libremente dónde jugar para ganar dinero y para vivir en la libertad que le han negado a todo el país por más de medio siglo, “los desertores”, son los culpables de la destrucción del juego.

La razón de la existencia de Peter B’Jarkman en Cuba en cuanto al beisbol, es repetir que los continuos frracasos de los equipos castristas, desde hace casi 10 años, son culpa de los “traidores” y de los yanquis; conociéndolo todo, todavía pregunto ¿A cambio de qué lo hace?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: