PELEAR POR “EL TRAPO”, GANAR, NO OBLIGA A CALIDAD EN LA DISPUTA

loria

Por Andrés Pascual

La afición siempre está dispuesta a aplaudir, es lo lógico, pero, poco a poco, el público del beisbol va dejando de ser fanático, categoría superior de aficionado o nivel en que sucumbe la sensatez ante la locura apasionada.

Ya ni utilizan el viejo proverbio “una cosa es el papel y otra el terreno”, por ejemplo, la super-crónica en español de los Marlins no le deja espacios a la duda, cada vez que abren los campos de entrenamiento “deben discutir tal o más cual lugar” o “favoritos para el trapo en la división…”.

El único valor que existe es el que mejor juegue, porque un grupo de jugadores sin team-work pueden costar mucho, pueden tener mucha fama, pero, si no hay la compenetración, la capacidad de respuesta colectiva, no se puede ganar.

En el rendimiento de los jugadores puede influir hasta el circuito, por ejemplo, en ningún parque de la Americana hay alguno con las bondades de Colorado para el bateo; incluso pudiera suceder que, en cualquier club, un artillero se sienta incómodo con su propio estadio, puede ser. O un pitcher que luzca mejor fuera que en casa.

En Cuba, cuando el profesionalismo, los 4 equipos de la Liga Cubana tenían que jugar en el Cerro; lo he escuchado, a algunos jugadores no les gustaba batear allí, no se sentían bien.

Pelear por el campeonato, incluso discutirlo, no significa calidad colectiva; en los últimos 20 años han alcanzado la Serie Mundial algunos que ni remotamente fueron considerados antes de que rompieran las hostilidades; pero jugaron bien, acoplaron, tomaron distancia, confianza y respondieron con golpes mejores que las plantillas en las que no cabía un centavo más.

Por regla general, se ha pensado siempre que una gerencia quiera hacer el mejor equipo, ofrecer el mejor espectáculo, hasta la llegada de Loria a los Marlins, resulta que su gestión le ha cambiado hasta la manera de caminar a los eruditos, al extremo de que cualquiera podría preguntarse ¿Para qué quiere o tiene este hombre a la novena?

De manera general, la agencia libre ha influido en el resto: de un año a otro, un club puede verse reducido a cenizas como contendor fiable, porque perdió uno ó mas jugadores que optaron por el mercado mercenario; otras, porque los ponen a la venta o los cambian, como sucedió con el Detroit recientemente.

El único ingrediente capaz de vencer la superioridad manifiesta en el papel cuando juegue desganada, es lograr el trabajo de equipo aun sin ribetes de estrellato de ninguna figura, pero el team-work solo puede lograrse cuando nadie se crea imprescindible y todos lo sean.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: