EL SOPLETE ANTILLANO, CHAPMAN

chapman 3Por Andrés Pascual

Con respecto a Aroldis Chapman todavía no se escucha la pregunta ¿Hasta dónde llegará si…? que sugiere objetivo Cooperstown si mantiene el brazo en buenas condiciones ¿Por qué? Créame que no quiero ofender a nadie, por eso no hablaré.

Y la prensa debía empezar a pronosticar de a dónde puede llegar, que base tiene en el caso del zurdo, porque el tipo tira rectas en la zona y un slider “chiquito”, cambio por su velocidad natural.

¿Qué es beneficioso para Chapman? Que la recta no daña el brazo y siempre ha sido el arma más efectivo de un pitcher, tirada con control milímetrico sin la velocidad del oriental, o con el control relativo pero supersónico.

Chapman lanza en zona de strike, quiere decir que muchos de sus envíos pudieran ser bolas si se los dejan al umpire, pero los bateadores no tienen tiempo de reflexionar y le tiran porque “parecen” y la zona “parece” es la más efectiva de un serpentinero, no tirar strikes, sino tan buenos para cantarlos como malos para conectarlos.

Mariano Rivera le puede agradecer al mercenarismo beisbolero su indudable inclusión en Cooperstown, porque fue promovido desde el puesto de “preparador” al de cerrador, gracias a que John Wetteland decidió “tomar las de Villadiego”, si este pitcher se queda, posiblemente todavía el itsmeño no hubiera cerrado un juego.

Y la leyenda Mariano se hizo sobre bases dudosas de legalidad, porque, para tapar la saliva, le inventaron “la recta en curva para arriba”, tal vez trataban de convencer, porque a Sandy Koufax “le explotaba hacia arriba” la recta, como me confesó Tony Oliva hace más de 15 años.

mariano spitball

Hay que reconocer que hubo unos Yankees que lo compraban todo, desde Danny Tartabull a un joven que le quitó una pelota, que los hubiera dejado tirados en el camino a la Serie Mundial, a un rightfielder de Baltimore.

Con Chapman no se escuchan voces y debería, porque, ahora mismo, este hombre es mucho más difícil que Mariano Rivera, que estará en Cooperstown en su momento, por lo menos debían jugar con la posibilidad.

Hay algo que se maneja poco con respecto a la velocidad y el pitcheo: los lanzadores que tiran más duro no son los relevistas, sino los abridores, a quienes les promedian la rapidez en un mínimo de 6 entradas por juego, por lo que no es igual hacer 50 lanzamientos de 100 m/h en una temporada en relevo, que promediar 96.8 en 250 innings-aperturas de trabajo divididos entre 9

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: