SERIES NACIONALES, FORMIDABLE ARMA DIVISIONISTA DE LA TIRANÍA

almendares peña cuellar amoros mortejonPor Andrés Pascual

El caso cubano es especial: una tiranía que le corroe el tuétano a la nacionalidad, que ha sido capaz de dividir el país con toda intención a efectos de obstaculizar la unidad necesaria para combatirla y todavía la apoyan ¿Elementos que utiliza? Todos…

El castrismo no habla de sus abusos ni de los problemas que han ocasionado la decadencia del, una vez, deporte nacional en la Isla; entonces, ¿Debe permanecer indefensa la pelota cubana, los peloteros cubanos, porque simpatizantes del sistema, bien encubiertos como desafectos, quieran oír o leer otra cosa? No, el que quiera que no se mezcle lo político con lo deportivo, en una versión muy libre de adaptación, que lea el exiguo, famélico y mentiroso ariete contra la verdad, el Granma, o el Nuevo Herald. El beisbol cubano y la parte que lo merece de esa población que sufre y espera, necesita voces favorables que condenen a la tiranía desde todos los frentes, gústele o no a quien sea.

En Estados Unidos, por ser un país de amplio concepto de la libertad, las opciones sobran. Por lo tanto, cuando le moleste el ataque a Castro, que se supone le sacó de allá por razones válidas, si es que existen, pase la página y diríjase a otro cronista. Es una sugerencia.

Los administradores y dueños de la Liga Cubana nunca contribuyeron a la división de la sociedad desviando hacia una guerra regional el fanatismo por provincias: los clubes de aquellos torneos se confeccionaban, cada uno de ellos, con peloteros de todas.

Castro llegó para destruir y cambiar hasta la forma de caminar del cubano, en virtud de intereses muy ajenos al normal funcionamiento de la relaciones fraternales; como elemento de importancia capital, permanecer por siempre jamás como dueño hasta del aire que se respira, entonces fomentó la división más absoluta, punto de partida de la forma como se ha podido someter al esclavismo a toda la población y crear la duda y la desconfianza entre los individuos, arma de contención de la obligatoria unidad organizada.

Mientras más tiempo pasa y más se conoce sobre las interioridades del castrocomunismo, menos espacio le queda a la especulación y, cualquier juicio, por descabellado que hubiera sido, emerge como una verdad contundente.

El experimento ha sido terrible, más en lo moral que en lo material, todo se ha hecho con la mala voluntad de hunos de no tan reciente edición a estas alturas que, al revés de los verdaderos, no voltearon la espalda ante la civilización romana, acaso sobrecogidos por la diferencia cultural convertida en abismo infranqueable; no, estos se quedaron a pisotear con sus patas asquerosas y a destruir con sus garras cochinas, a una nación que merecía mucho más de lo que el destino le puso en el camino.

El formato de las Series Nacionales tiene que haber sido elucubrado dentro de los cánones del diseño de la división de la sociedad cubana por especialistas del aparato político y de la seguridad del estado castristas. No hay otra forma de verlo; porque ha disparado, en espiral y en niveles nunca sospechados, un odio brutal entre el Oriente y el Occidente del país…

La guerra fratricida de sentimientos y bajas pasiones entre habaneros y orientales es uno de los crímenes del castrismo, con apoyo absoluto en el juego de pelota: orientales y habaneros aparentan dos naciones en guerra a muerte por circunstancias de nivel radical-extremista. La pelota, con la representación de cada provincia en las series de Castro, es un teatro de enfrentamientos que escapa del terreno de juego y se proyecta sobre la población en su totalidad.

Al tirano no le interesa la pelota; pero odia a La Habana y a Oriente con un tipo especial de odio que abarca a la República. La Habana y Oriente son dos provincias de tanta importancia histórica en la lucha por la libertad de Cuba, que no pueden considerarse enemigas entre sí; porque este enfrentamiento se alimenta diariamente desde hace más de 50 años, se ha complicado la lucha y la posibilidad de alcanzar la libertad del pueblo.

Industriales, Serranos, Vegueros, Santiago, Ciego de Avila…han sido, a través del beisbol y como parte de una estructura ideada para liquidar la unión necesaria, laboratorios ideológicos devenidos pruebas contundentes de hasta dónde puede llegar una dictadura experimentando con el odio impuesto; a fin de cuentas, esos equipos de pelota fueron, son y serán el elemento ambivalente que, de una parte con febril fanatismo, se sigue por una población a la que le queda muy poco espacio de juicio propio.

De la otra, representan un arma más del castrocomunismo contra la posibilidad de que el cubano, en medio de la hermandad más absoluta, se reconozca en cada cual, se una y cree las bases del cambio radical que adecentará y recuperará al beisbol y a la República para sí.

Después de meditar sobre el asunto ¿Persiste en la idea creada para aplicar en el periodismo de pueblos libres de “separación del deporte de lo político” con respecto a Cuba? Si responde afirmativamente, recuerde que “lo político” solo es patrimonio de las sociedades democráticas, en las que el voto es libre, secreto y sin imposiciones…

Entonces vuélvase a preguntar, ¿Dónde quedaría Cuba si me opongo, quién sabe por qué razón, a la denuncia contra quien la oprime? ¿Que clase de reclamo patriótico creíble y honesto puedo hacer trascender al abrazar esa conducta?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: