¿SE ACABARON LOS CEDERISTAS?

maya saluda a raúlPor Andrés Pascual

Sin que me quede nada por dentro: quisiera ver las Grandes Ligas con más cubanos que el resto de países de la región, y a las Menores, que también eran territorio nuestro.

No hay un verdadero BOOM, ningún criollo consta como “el mejor pelotero del área”; tampoco hay una “hemorragia”, palabrita fea y discordante que emplean los cronistas con pocos recursos idiomáticos, por el momento, ni “hemorragia ni “boom”.

Lea este link tomado del Nuevo Herald:

http://www.elnuevoherald.com/deportes/beisbol/article11187827.html

Las “rarezas” de los últimos tiempos tienen que ver con el beisbol ¿Cómo es posible que “se vayan” tantos peloteros? Desde “el Duque” no han atrapado ni a 10, entre estos, Maya (foto con Raúl), que estuvo en el G-2 hoy, salió mañana y pasado apareció en México.

Cualquiera diría que los gloriosos CDR’s no funcionan, que “la comunidá” los compra porque la tiranía no da ni aspirinas para bajarle la fiebre a un pionerito, por lo menos esa es una forma de ver el problema.

Sin embargo, para justificar la apatía por la lucha, para condonar a favor el reclamo por lo que no hacen por liberarse del yugo esclavista, está el miedo a la represión, hipótesis sin ningún fundamento desde hace años, por la cantidad de peloteros que “se van” ¿Dónde estaba el cederista en estos casos? No todos los cederistas son chivatos, pero el grupo paramilitar nació con ese objetivo.

Después de 1965, se convirtió en lo mínimo necesario hasta para poder respirar, parte de la política cuya finalidad fue comprometer a todos, porque “el exilio” consideró que todos los que quedaban allá eran cederistas, por lo tanto, chivatos…un error catastrófico opinar así, porque, por lo menos yo, nunca lo fui y tengo clasificado a una parte bastante grande del llamado “primer exilio”, considerable en rango histórico por los años aquí, como la porción más que generosa que PRIMERO CORRIÓ (a fin de cuentas, hasta bien entrados los 90’s, las visitas a Cuba las hacía “la comunidad cubana en el exterior”, nacida del Diálogo de los 78 a partir de 1979), que permitieron, como en Cuba, el adoctrinamiento comunista de su descendencia desde la docencia “liberal”, en “pleno corazón del destierro” o ¿Sí? Para no pecar de extremista como ellos, tampoco todos los hijos de exiliados de la primera ola fueron “adoctrinados”.

Neutralizar la oposición armada contra los criminales castristas, para eso el tirano creó el colectivo de chivatos conocido como “cederistas” a finales de 1960, sin estos no hubiera sido posible ahogar en sangre los levantamientos de los primeros 8 años, en sangre y con años de prisión.

A pesar de que existe un perfecto relajo con la “emigración” desde Cuba, a través del que pueden enviar a todo el que deseen sin temor a represalias aunque tenga un palmarés de informante, incluso sea agente de la DGI o ex dirigente; a pesar de que persiste la palabra “miedo” para nombrar la razón por la que ni se intenta “empujar a una vieja en una cola”, los peloteros salen y llegan “como Pedro por su casa a la vecina”.

El control de la salida ilegal del país fue tan perfecto hasta 1990, que cualquier individuo podía decirle “lo saben antes de que lo pienses…”, forma popular de magnificar exageradamente la actividad del DSE, otro objetivo de la tiranía para desanimar los intentos y ahondar la división, que funcionó por las diferentes cadenas de chivatería que tuvo (cultura, deportes, juego ilegal), pero que se aseguraron de que la población creyera que eran “el pueblo uniformado”. La imposición de la idea fructificó convertida en miedo y cuidado excesivo y todo el mundo “juraba” que tres de cada cinco eran “informantes”, algo que no solo es ridículo, sino mentira.

Con los fusilamientos y las enormes sanciones ejemplarizantes se consolidó en el poder el experimento, además de la aún vigente protección americana y de las relaciones con el Pacto de Varsovia para “metabolizar” las mil y una formas de “coger salideros”.

Uno de estos fue el intento de salida ilegal del país, que lo tipificaron delito “contrarrevolucionario”, común después y ahora no sé, pero creo que no lo penalizan si no es alguien “objetivo político”, o se lleva una embarcación, entonces lo tratan como piratería, que siempre existió.

Sospechoso, por lo fácil que se les va un pelotero, queda una pregunta ¿Dónde está el cederista dispuesto a informar “el intento de traición”? O ¿Será que los envían?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: