SOBREPAGADOS DEL BEISBOL ¿POR QUÉ RAZÓN?

moncadaPor Andrés Pascual

Acabo de leer un material escrito por un cronista americano de AP que da “grima”, el hombre se refiere a “las décadas de exigencia de un pitcher por su catcher personal…” ya ni los anglos se detienen donde dice peligro, la sueltan en la cara de cualquiera sin medir las consecuencias, que significa ridículo ¿Cuántos pitchers han tenido “catcher personal” en la historia para hablar así?

Aceptar lo que diga un comentarista se ajusta a lo que conozca el fanático lector, a veces tienen pocos; otras, nadie se toma el tiempo en “responderle”, porque ¿Qué efecto haría?

Entonces nombra a un par de pitchers que, alguna vez, declararon que PREFERÍAN a un receptor determinado, citan a Madduxx con el venezolano Eddy Pérez y a Carlton con Mac Carver; pero, para ser exacto, esos catchers estaban en los clubes de esos lanzadores y Mac Carver era el regular de San Luis, quiere decir de Bob Gibson y se reencontró con el Ídolo de Mami Beach (que fue Cardenal desde mediados hasta finales de los 60’s) en Filadelfia ¿Cuántos más para armar tanta bulla?

Ningún equipo contrata a un receptor para que le reciba al abridor # 1, por lo menos desconozco que haya sucedido, que juegue poco sí, que actúe cuando lance el astro también, porque debe ser un astro para exigir a “cierto catcher”; pero, subirlo de las Menores o firmarlo en el draft porque “a fulano le gusta”, por favor…

La relación de los 10 mejores catchers de todos los tiempos, según un “sabermétrico” de Bleacher Report, la encabeza Yogi Berra; Bench es el segundo e Iván Rodríguez ¡6to!!!!! ¿Habrase visto cosa igual? Pues sí, y consideraron de más peso el bateo de jonrones, observe a dónde llega la gracia de los esteroides y el daño que ha hecho. En inglés, puede leerlo debajo:

http://bleacherreport.com/articles/232899-top-10-catchers-of-all-time

En el material anterior, Bob Feller declara “si hubiera trabajado con Bill Dickey, hubiera podido ganar 35”. Y eso que el Inmortal # 19 de Cleveland tuvo 9 años detrás del plato a Mr Jim Hegan, uno de los “Maestros” del oficio.

Un tema de lujo cada año, sobre todo antes de que rompan las hostilidades oficialmente, es “los sobrepagados”, a continuación, el de Bleacher para esta temporada, como todo lo que no se escribe con buena intención, sino para dar “un palo periodístico” o porque no hay chispa para otra cosa de interés, el artículo es repetitivo, vicioso y de pésimo mal gusto por lo que “no dice”:

http://www.cheatsheet.com/sports/7-most-overpaid-mlb-players-in-2014.html/

¿Por dónde debe comenzar una buena crónica sobre jugadores sobrepagados? ¿Quién es responsable porque un pelotero reciba “lo que no merece”? ¿Cuándo se valora a un sobrepagado como tal?

Hay algo que decir, supuestamente, un “sobrepagado” no lo está en el instante que firme por la suma más o menos “astronómica”; sino basada en lo que “rindió el último año de su multianual anterior”; en el último que lo ató al club que lo firmo desde el draft, o en la agencia libre internacional como amateur (caso cubano el más candente); es decir, luego de 5 campañas “desfilando por esa pasarela obligatoria”, saltará la fiera, que podría ser Boras, o, tan nuevo como peligroso, Jay Z…

¿Por qué no se critica al contrato multianual y a la influencia decisiva de la Agencia Libre y el Sindicato en relación con los jugadores sobrepagados? ¿Por qué no se hace leña de los clubes que inician la frenética carrera para lograr, a billetazos, llevarse “el gato al agua”? ¿Por qué nadie habla de sobrepago en ese momento, sino se alaba al jugador que “hizo realidad la fantasía” y al Administrador por “genio habilidoso que logró esa maquinaria”?

A Carl Crawford lo consideran sobrepagado, pero nadie dijo “esta boca es mía” cuando el Boston lo contrató procedente de Tampa; el jardinero había tenido años magnificos en la Florida y no se podía suponer que fuera un descarte de acuerdo a lo que le dieron.

Pero hay descartes y forma de adivinarlos antes de que se agraven: si un club no se extrema en la puja por un bateador a quien consideraban superior a Williams; si lo deja ir sin mucho “hala-hala”, algo sucede; si usted es medio pícaro, revisa los últimos años de cualquier pelotero y descubre cómo ha perdido eficiencia bateando en casi todos los renglones históricos de una producción que elevaron al nivel de firmamento; entonces podrá señalar, “sin asterisco”, el más grande “robo” del beisbol: AL PUJOLS, que, hoy, su actuación pudiera estar sobrepagada aun por 20 millones en 5 años y lo contrataron en franco descenso de su curva de efectividad al bate, en fin, “asaltaron” a Artie Moreno.

Los grandes nombres son llamativos aunque tengan que moverse con muletas, por eso Alex Rodríguez y Randy Johnson le robaron el dinero al JEFE de la pandilla del Bronx.

Hay un intermediario y un afectado en el asunto de los “sobrepagados”: el contrato multianual, que es una verguenza, porque el jugador tiene bien definido cuándo debe “meter el cuerpo” para asegurar la próxima fechoría salarial y el público, que espera con avidez lo que, el 95 % de las veces, no llega por bajo rendimiento.

El dinero no gana campeonatos, una nómina exagerada no gana juegos, sino hasta que los peloteros reconozcan que hay que hacer algo para justificar el contrato, no siempre sucede; porque no hay moral ni ley ni norma que obligue, desde ningún punto de vista, al compromiso respetuoso con la fanaticada.

Pero el mayor sobrepago de estos tiempos, que ni dicen la razón ni nadie la entiende, es la cantidad de dinero que le dan a los agentes libres cubanos.

Los cronistas en ambos idiomas están utilizando, para justificar con algo la barbaridad que ni conocen ni se explican, lo que han hecho en la serie nacional castrista, que no tiene clase doble A y cuyo pitcheo es un desastre.

Algunos de ellos han estado fuera de juego durante dos años y les pagan barbaridades como jugadores de agencia libre que no han visto lo suficiente; el colmo es que han firmado a jugadores lesionados, como el pitcher Miguel A González, o el jugador de cuadro Héctor Olivera. Indudablemente, porque meten 3 elevados profundos a los jardines en pruebas con pitcheo “a medio brazo”, o hacen un lanzamiento de 95 millas; además de oír los cuentos de Peter B’Jarkman, sospechoso “buscador” para Cuba de las Grandes Ligas, especie de caricatura de Joe Cambria en tiempos de guaguancó sin comida ni libertad.

Lo que le dieron como bono a Yan Moncada (FOTO) es una falta de respeto, a un juvenil (si lo es, porque la tiranía acostumbra quitarle 3 años a cada pelotero para usarlo como juvenil la mayor cantidad de veces posible). Para que este jugador responda al dinero “regalía” tiene que batear como novato de primer año lo que Babe Ruth en 1927.

Al caso cubano de nuevo, que genera gran pasión entre los “hombres nuevos”, si estos peloteros no responden como deben a los contratos inflados que les hacen, están preparando el camino para que, mañana, quien llegue tenga que jugar por una hamburguesa y un refresco, si no sucede, HAY BOLA ESCONDÍ’A fuera del terreno de juego, si no al tiempo.

Esta situación, a mi juicio, es el robo más grande de la HISTORIA bajo total responsabilidad del Beisbol Organizado, acaso en contubernio con otras “partes” sensibles de la política castro-obamista.

Hasta hoy, nadie sabe por qué sucede, pero, por la clase, sin haberlo demostrado algunos, porque lo merezcan, no.

Si se toma en cuenta que NUNCA HAN JUGADO DURO ni nadie los conoce, posiblemente la respuesta descanse en los buroes del Dpto de Justicia Americano y en las de algún armario del Buró Político del PCC, en otras palabras: OBAMA, HOLDER, RAÚL, ANTONIO Y MLB sabrán.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: