1959, LA EXTRAÑA TEMPORADA DE LOS CUBANS SUGAR KINGS

                   cubans baró, sierra, formental y massud

Por Andrés Pascual

El resultado de un campeonato obtenido porque los refuerzos tenían una encomienda específica y la conclusión fue el desarme del club, además de recrear intereses económicos gananciales para la gerencia, es el hundimiento del fanático en la más profunda y amarga decepción.

Los Elefantes Blancos fueron el gran club de finales de los 20’s y principios de los 30’s, porque el trabajo de selección de novatos de sus “buscadores” en todo el país fue eficiente; así, firmaron como colegiales a Lefty Grove, a Al Simmons, al Mulo Haas, a Chapman, a Jimmy Dikes, a Earnshaw, a Foxx o al catcher Mickey Cochrane, que integraron ediciones superiores a los Yankees, incluso en el departamento del juego que mejor representaba al equipo de Nueva York, el bateo; los Cuáqueros de Joven Circuito bateaban más y jugaban mejor que el grupo de Ruth y Gehrig, además, tenían al zurdo Grove.

En 1958 los Cubans (Havana oficialmente) Sugar Kings, (foto Baró, Sierra, Formental y el masajista Félix Massud en el Cerro en 1956), segundo equipo criollo perteneciente al Beisbol Organizado en los Circuitos Menores, tuvo una actuación desastrosa y ocuparon el sótano de la Liga Internacional Clase Triple A.

Aquel año y durante todo el calendario regular de 1959, la escasez de público hizo peligrar la permanencia del club en la liga, entonces la Gerencia se dedicó a ofrecer diferentes actividades como ganchos de atracción de taquilla, una de las cuales fue permitir que la Liga Nacional de Beisbol Amateur (UAAC) desarrollara juegos de su calendario antes del dominical de los Azucareros.

El club cubano, indudable orgullo del beisbol nacional, puede considerarse aún como el símbolo del poderío de los hombres de empresa vinculados al beisbol en el país, la novena no tuvo la relación con su matriz de Grandes Ligas de modo regular, es decir, nunca fue la sucursal del Cincinnatti, sino que el compromiso se estableció por medio de contratos de trabajo entre ambas partes, una de cuyas bases fue la compra-venta y el intercambio de jugadores.

Mayormente cubanos y venezolanos, con algunos boricuas (Nino Escalera, Tite Arroyo…), dominicano (Joe Montalvo), mexicano (Panchillo Ramírez, que abandonó el club a media campaña en 1958), panameños (Scantlebury o Pablo “Manito” Bernal), formaban las ediciones que se hacían cargo de los aplausos o de los lamentos tras cada éxito o derrota en los estadios de la Internacional, además de algunos jugadores americanos enviados por el Cinci como el pitcher Ted Wiend, los jardineros Novack o Pendleton, los infielders Nicholas o Lipon o el catcher Calderone…

De esa forma, zozobrando por el viento en contra de la miserable asistencia a los juegos, mal navegaron los Cubans durante 7 campañas, incluida la del “campeonato”, nunca apoyados como merecía un club de clase Triple A en La Habana por la fanaticada que no lograron; únicamente durante los playoff’s y la Pequeña Serie Mundial que, a pesar de todo, ganaron contra los Molineros de Minneapolis en 1959, vieron el estadio con reglas especiales de terreno por concurrencias de abarrote. Esta es la verdad de la relación entre los Cubans y el fanático criollo.

En 1959 los Sugar Kings tenían un club con reclutas promisorios como los infielders Rojas, Cárdenas y Borrego; un jardinero de clase aún para las GL en Tony “Haitiano” González; un par de pitchers que se establecerían en Grandes Ligas por más de 10 temporadas en el derecho Orlando Peña y el zurdo Miguel Cuéllar; un catcher que fue regular en Cleveland y en California, Joaquín Azcué y el manager que debutó como primero del San Diego en 1969; a la vez, primero bajo contrato de las tan manoseadas minorías en la historia de las Mayores, Preston Gómez.

Tenían un buscador irrepetible como Corito Varona, un envidiable grupo de instructores, una Academia y el mejor estadio, ajeno a los parques de las Grandes Ligas, en el Grand Stadium de La Habana; un grupo de prensa y narracion eficientes (Felo Ramírez y Gonzalo López Silvero más Bobi Salamanca de suplente) y Ramiro Martínez como Jefe del Departamento de Prensa (Ramiro fue el único periodista hispano que entrevistó a Jackie Robinson el día que debutó con el Brooklin en 1947), además de un sólido andamiaje de transmisión televisiva.

Roberto “Bobby” Maduro, hebreo como su padre Salomón (integró el grupo de 3 asesores de la viuda de Abel Linares cuando este falleció, en 1931, para el manejo de los clubes Habana y Almendares de su propiedad) era un exitoso urbanista con un compañero de confianza ejecutiva, Miguel Suárez. Ambos habían demostrado cuánto amaban el beisbol a la vez de cuanto les interesaba hacer dinero con el pasatiempo.

Maduro había sido co-dueno de los Havana Cubans de la Liga de la Florida clase D, del Cienfuegos de la Liga Cubana y uno de los inversionistas del Estadio con Suárez.

La campaña de 1959 fue pródiga en acontecimientos beisboleros para Cuba: Panchón Herrera ganó la Triple Corona en la Internacional, actuación opacada por la victoria de los Cubans en el propio Circuito y el Almendares ganó la Serie del Caribe en Venezuela, además, fue el primer año de alto rendimiento de Camilo Pascual en las Mayores con los antiguos Senadores de Washington.

A pesar de lo irregular de la relación de Maduro con el Cinci, el club rojo tenía un interés especial en la novena y yo creo que para mal, porque no se explica cómo, una vez en la pelea por la entrada al sistema cruzado de clasificación como cuarto lugar, mes y medio antes, compraron el contrato del mejor pitcher del club, Orlando Peña, para que hiciera grupo en el bullpen, dejando en las manos de Preston Gómez la papa caliente de suplir con eficiencia tamaño hueco, lo que logró el legendario director.

A Peña, una vez ascendido por el Cinci, Maduro debió remunerarlo con 1,000 dólares por acuerdo contractual, pago que nunca se produjo, además, la llamada al club matriz le impidió al tunero no solo disfrutar del dinero que nunca le dieron, sino de formar parte de la única historia importante del beisbol hispano desde que, en 1878, se declaró inaugurada la Liga Cubana.

Cuando los Cubans ganaron la Pequeña Serie Mundial y la prensa nacional se preparaba a redactar el pronóstico para la campaña de 1960, surgió el rumor de que los promisorios reclutas Haitiano, Cárdenas y Borrego serían vendidos al Cincinnatti.

Para el campo de entrenamiento de 1960, estando los Cubans en su habitual estancia en Yucatán, se enteró Eladio Secades de que se informaría la venta de los 3 jugadores, a los que el Maestro consideró insustituibles para poder clasificar ese año; entonces escribió un ácido material contra la operación mercantil, en que acusaba a Maduro de insensible con el público y lo responsabilizó con la debacle próxima que, verdaderamente, se haría realidad el 7 de junio, a media temporada, cuando le retiraron la franquicia a Cuba por el efecto antiamericano de la horda en el poder.

La respuesta de las oficinas del club contra Eladio Secades por el comentario tan acertado como valiente, fue retirarle la credencial al inmortal cronista y dejarlo fuera de las 3 reuniones de primavera con acceso a la prensa.

En respuesta a tan baja y cobarde actitud, Eladio redactó otro material en que ratificó: “…si los Cubans tuvieran la buena intención de que han alardeado con respecto al fanático; si de verdad estuvieran interesados en la salud del club y en mantener viva la relación con el público, lamento no haber estado en esas reuniones tanto como mi esposa Carmen la pérdida de nuestra perrita hace un año; pero, si esas reuniones solo cumplieron un par de actividades obligadas del calendario para continuar escondiendo cosas peores por venir, que pudieran suceder; entonces me alegro de que no me hubieran invitado, porque, para ofensas encubiertas, para mentiras disfrazadas, nunca he puesto mi máquina de escribir a la disposición de ningún cínico…por grande y fuerte que parezca…”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: