HABLANDO DE SUSPENSIONES

mariano saliva

Por Andrés Pascual

 Las suspensiones a jugadores, managers, incluso a propietarios de clubes del beisbol de Grandes Ligas, no han constituido “rarezas” en los anales del pasatiempo.

 La primera suspensión significativa fue la de 8 miembros del Chicago de la Americana por arreglar juegos en 1919, la medida la tomó el Comisionado Kennesaw “Mountains” Landis, un breve paréntesis, al Juez que Salvó el Beisbol le puso Mountains su padre, que había perdido una pierna en la batalla de ese nombre durante la Guerra Civil.

 Con respecto a propietarios separados del negocio, William D Cox, de 32 años en 1942 y dueño de los Phillies de Filadelfia, fue suspendido por vida por apostar a su club, lo que negó primero y admitió después.

 Todo el mundo conoce el caso Pete Rose por cómo lo manipulan con respecto a perdonarle la falta, ni más ni menos lo que hizo Cox más de 40 años antes, y poder elegirlo al HOF; sin embargo, para perdones existe una cláusula que reza que el individuo sancionado solo puede ser indultado por el Comisionado que lo suspendió. Si la mantienen, suficiente como para no ver el sucio hocico de the Hustler nunca en el recinto.

 En 1922, a Ruth y a Bob Meusel no les permitieron jugar sino hasta Mayo, porque participaron en giras de exhibiciones no sancionadas en el otoño del año anterior.

 En 1946, el Comisionado Happy Chandler anunció la suspensión por cinco años de quienes abandonaran las Grandes Ligas para correr la fracasada aventura Pasquel en México. Entre los afectados estuvo Mickey Owen, el catcher del passed ball maldito contra los Yankees en 1941.   Este jugador imploró porque se revisara su caso el propio año de dictada la suspensión, lo que no hicieron hasta 1949.

 La decisión de Chandler afectó las carreras de varios peloteros, entre ellos las de los cubanos Estalella y Zavala.

 Chandler también suspendió por todo 1947 a Leo Durocher por “mala conducta contra el juego…”

 Bill Madlock le restregó el guante en la cara al umpire Gerry Crawford y lo suspendieron 15 días y cuando Phil Niekro jugó para los Twins, recibió la misma penalidad por tener papel de lija en un bolsillo.

 Steve Howe convirtió en un relajo el beisbol por suspensiones por uso de drogas y Lamar Hoyt tuvo que irse todo 1987 por tres incidentes con cocaína.

 En 1983, 4 jugadores del Kansas City fueron suspendidos toda la temporada bajo acusaciones de  uso de estupefacientes, por los que estuvieron un tiempo en prisión…

 Han sido “un par de casos”, también las hubo por encorchar bates como Billy Hatcher y Sosa, por golpear a otros jugadores, como Billy Martin; por tirar un bate a la grada y lesionar a una niña, como Ted Williams; por lanzarle una pelota al público con intención homicida, como Albert Belle; por soltar un cohete en un parqueo y casi cegar a un jovencito, como Vince Coleman…

 Sin embargo, Mariano Rivera (foto) escupió algunas pelotas para hacer efectiva su “recta bruja” y jamás lo siguieron para decretar la infracción que se tradujera en una suspensión merecida.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: