UN CRONISTA SIN HERRAMIENTAS: MARINO MARTÍNEZ

armando capiró silla ruedas

Por Andrés Pascual

Hace tiempo, Marino Martínez me dijo que se había eliminado por la posición de shortstop del equipo de Castro a la Serie Mundial Juvenil que se jugó en Venezuela en 1970, trabajo que ganó Gabriel Ventura, uno de los pocos torpederos nacidos en Cuba que arrastraba los pies al correr detrás de una pelota.

“Le constaba”, problemas políticos habían decidido que no lo seleccionaran, por lo mismo, según él, se vio impedido de estudiar la carrera de periodismo.

Por cierto, el equipo suramericano que estuvo en aquel evento era mejor que el de la tiranía, tanto que le metieron dos juegos en el todos contra todos, pero, detallitos que siempre han salvado a esa gente, el torneo lo decidía un juego miserable y solitario entre primero y segundo lugar, regla increíble y tal vez pensada a propósito por si sucedía lo que ocurrió: el invicto Venezuela cayó ante el perdedor de la ex Perla de las Antillas, con dos banderillas en el lomo que se las había puesto, precisamente, el equipo de paisanos de Aparicio. COSAS EXTRAÑAS Y SOSPECHOSAS se veían cuando el PACTO DE VARSOVIA era propietario del Olimpismo Mundial y Castro del regional.

Rarezas de este tipo contribuyeron a darle “muchos momentos de felicidad al pueblo combatiente”, el resultado de la Serie Mundial Amateur de Cartagena a fines del verano de ese año también cuenta: un juego fantasma que le informaron a los colegiales americanos por la mañana para jugarlo al mediodía.

Un pitcher que no era nada del otro mundo, Sergio Ferrer, le ganó a los venezolanos y se fueron a la Isla como campeones que no convencieron, a pesar de Medina, de Alberto Martínez, de Monguito Cabrera, de Urquiola, de Ángel Almanza, de Bombón, de Pablo Díaz, de Navajas, de Ciclón, de Ricardo Ramos, de Riscal o del propio Noche Oscura Ferrer, los dirigió el entonces Zar de la pelota castrista, Servio Borges.

Venezuela contó con Alfonso Collazo Carrasquel, Ossie Olivares y Antonio Armas entre otros destacados juveniles de aquel momento.

Bueno, Marino escribió hoy 8 de Septiembre, edición dominical del Nuevo Herald, una oda más que una síntesis biográfica comentada sobre el camagueyano radicado en Santiago de las Vegas Armando Capiró Laferté (foto condición deplorable por enfermeda arriba y debajo), que vino a Miami con el corrupto Industriales.

armando capiró clínica niños

Que nadie lo dude: sentí una pena enorme porque se catalogara a este hombre como otra bacteria infecciosa del símbolo castrista, bajo ninguna condición lo merecía, pero vino en el grupo y ese fue el pecado.

Armando Capiró Laferté fue un pitcher juvenil de Santiago de las Vegas que, de no existir Emilio Salgado, hubiera sido el lanzador de esa categoría de más velocidad en Cuba en su época (1964-1965).

Para empeños mayores en la posición de la serpentina no era un prospecto, a pesar de la velocidad, porque solo tiraba rectas demasiado lisas; sin embargo, junto a Salgado, a Oscarito Romero, a Betancourt, a Marquetti, a Laffita (3ero foto debajo), a su hermano José… integró el equipo juvenil de la tiranía a un tope bilateral en Canadá contra un equipo de Manitoba en 1964, que se repitió el año siguiente en La Habana.

rosique isasi laffita

Este equipo colegial-juvenil canadiense tuvo como figuras principales a dos jugadores que crecieron al lado del ex pitcher del Boston Bill Lee, pero no jugaron en Grandes Ligas por falta del talento necesario para el nivel: el shortstop Mike Obtuso y el lanzador Don McGowan, que estuvieron en Ligas Menores.

En 1965 se celebró en Camaguey la Serie Nacional de 2da Categoría y todos los miembros de la selección que había jugado contra Canadá fueron integrados a los equipos de sus provincias, entre estos Capiró, que siguió lanzando.

Cuando se hicieron los equipos para la Serie Nacional de 1era categoría de ese año, varios ex juveniles de promesa como Oscar Romero, Marquetti, Salgado (foto), José, torpedero hermano de Armando y este propiamente, fueron adicionados a los equipos que competían entonces según sus provincias (José con Granjeros).

salgado

Armando Capiró lo hizo con Occidentales como pitcher de bullpen, pero, por su poder al bate, era utilizado como bateador emergente a menudo y ese año bateó algunos jonrones.

El cambio a outfielder se produjo a finales de esa serie, la 4ta, consolidándose como bateador de respeto con el Habana que ganó la 7ma, dirigidos por Coco Gómez y que debió tener en el 4to y 5to bates a Marquetti y a Capiró, pero una fractura en un pierna de AGUSTÍN en los primeros juegos lo dejó fuera de acción durante todo el año, lo mismo le sucedería a Capiró el siguiente.

Este fue uno de los dos campeonatos de más extension en la historia del beisbol en Cuba, incluido el profesionalismo, el otro el año siguiente, ganado por los Azucareros, pues se jugaron 99 juegos con una proyección de 420 veces al bate.

Fue la campaña que Julio Rojo ganó 18 y perdió 4 para esa novena y que, por problemas en el brazo, movieron a Rodolfo Puente (2do foto debajo), ex juvenil del año anterior, a la segunda base, dejando en el campocorto a Tony. El infield lo completaron con Chávez en 1era, Águila en 3ra y Juffré en la receptoría.

vinent y puente 2

Armando Capiró se lesionó un menisco en 1977, por esa razón no asistió al tope contra los profesionales de Venezuela y la lesión se hizo crónica porque no controló su peso, fue operado dos años más tarde.

armando capiró jonrón la buena armando capiró bateo

Pero eso no decidió su separación del equipo castrista a eventos internacionales, sino la animadversión que le tenía el esbirro marido de la ex modelo de Cristal Odalys Fuentes y J’ del coro de loros de la época conocido como Asamblea del Poder Popular de La Habana, Oscar Fernández Mell, que decía públicamente “no sé por qué este maricón sigue jugando pelota provincial si por mis cojones no va a estar más en la Nacional…” y lo cumplió.

A pesar de que jugaba en las provinciales y mataba a palos a todo el mundo ni lo mencionaban como posible miembro de ninguno de los dos equipos habaneros a la Nacional desde 1980.

¿Cuántos de sus compañeros de entonces lo defendieron públicamente? ¿Cuántos de ese “fiel” público que, dicen, lo veneraban? Porque, por ejemplo, esa gente de la disidencia va al juzgado en grupo y grita y levanta carteles por los que estiman… pero también coge palos y ahí, por el miedo al palo y al preso, ni  Capiró ni el Duque ni Cheo ni José Cano ni Jova, en cada momento, pudieron evitar los problemas ni contar con esa solidaridad unidora que les ha dado el castrismo como gancho a su gente hoy.

¿Dónde estuvo esa famosa solidaridad entonces, cuando les hizo falta? ¿Por qué nadie le ha preguntado a Mariela por esta discriminación salvaje y abierta contra un hombre que, aseguro, es buena persona y nunca le ha hecho daño a nadie?

¿Dónde estaban el caretú del tirano y su hermano para corregir daños políticos contra el individuo que, para colmo, no eran actividades contrarrevolucionarias por las que un hijo de puta caprichoso, como todos los que mandan allá, decidió eliminarlo del juego en Cuba?

¿Dónde estaba Marino Martínez que nunca oyó hablar de esto, que data de antes del Mariel?

Capiró es uno de tantos monumentales desperdicios que un jugador de pelota haya hecho consigo mismo en la Cuba castrista por no quedarse durante un viaje.

Fue un pelotero con etiqueta de bigleaguer, aunque no me arriesgo a situarlo como una estrella, porque no se probó, mucho menos compararlo con Clemente en nada, pero fue un gran bateador en aquella pelota, de brazo potente y certero.

Un prospectazo para otro nivel, pero no era de cinco herramientas, porque no fue rápido, tampoco una excelencia fildeando sino promedio, por lo demás…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: