HORA DE REFLEXIÓN Y CUENTAS

Por Andrés Pascual

¿Qué fue lo más sobresaliente de los Gigantes en su victoria en la recién terminada Serie Mundial?

Sí, ya sé, los latinos dirán algo alrededor de “los hermanos”: que si Scutaro, que si Sandoval o que si el activista de la Raza Sergio Romo y tienen razón, porque esos jugadores pusieron el tradicional “granito de arena” en una victoria por la que nadie se arriesgaba a poner un logro como no fuera “de a peso y nadie juega”.

Antes de continuar, este evento fue el tercero de menos rating de la historia con 8.9, lo que justifica la razón por la que Bud Selig pudiera convertir en “series de postemporada” el calendario regular, todo está en que lo dejen hablar con consenso y quórum suficientes, porque, desde su proyección como series previas con equipos mejores y de mucho más fanaticada que después no logran avanzar al ex Clásico de Octubre, venden mucho más que esta bancarrota que todavía vocean como aquel acontecimiento magnífico que cerraba el campeonato de ambas ligas.

No es posible continuar con el bateador designado en una liga y lo saludable no es obligar al Viejo Circuito a incluirlo, sino abolirlo, que no solo cambió la belleza y la estructura del juego, sino la dirección en el terreno, por la total imposibilidad de encontrar soluciones estratégicas brillantes de los managers, dada la forma como debilita al pitcheo. Viéndolo bien, no hay muchas diferencias entre el uso de sustancias y el bateador de cortesía a los efectos de pisotear la historia y la moral del beisbol.

El bateador designado es la más soberbia falta de respeto al pasatiempo que se haya concebido legalmente hasta hoy y no digo al público, porque nunca protestó con suficiente entereza y personalidad como para hacerse escuchar o valer ante tamaña agresión de intereses mercantiles.

Volviendo a los Gigantes, ¿Cuántas veces en los anales de la Serie Mundial un pitcher estrella, cabecera de la rotación que la ganó, que obtuvo premios Cy Young y considerable como uno de los 3 mejores lanzadores de su era, salvo un par de breves relevos, vio ganar a su club desde el bullpen?

¿Qué hizo grande la victoria del San Francisco? el acople y la cohesión que llaman “team work”, por eso el manager de ese club, calladito la boca, sin levantar sospechas sobre su capacidad, es hoy por hoy lo mejor de la faena, porque, como motivador y como estratega, demostró que es un director completo, de 5 herramientas.

¿Qué puede decirse que afee esa victoria? Nada, no le vale a nadie justificar con que “el Detroit se enfrió, porque concluyó el paseo contra los Yankees muy temprano”, menos aún que los Gigantes tenían a su favor el tan manoseado “debían perder porque nadie pensó que podían ganar”.

No, no hay justificaciones posibles, ganó el que mejor jugó, el que bateó con oportunidad, el que le corrió el cerrojo de la puerta del home a tiempo a los “rompecercas” de Michigan.

Sencillamente, lo mejor de este año que, además, logró sobreponerse a otro escándalo rutinario de los tiempos modernos, con Merky Cabrera dando positivo a sustancias de crecimiento.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 439 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: