LA TRIPLE CORONA EN SERIE MUNDIAL

Por Andrés Pascual

En 1954, los campeones de bateo de ambas ligas contendieron en la Serie Mundial: Beto Avila por el Cleveland y Willie Mays por los Gigantes de Nueva York lucieron peor que colegiales a la hora de producir en el Clásico de Octubre. Solo Mays, por la conocida jugada defensiva sobre el enorme batazo de Wertz por el center, se salvó del más absoluto anonimato.

Los únicos artilleros que llevaron sus liderazgos anuales a la postemporada y respondieron como el público les exigía fueron Babe Ruth, que nunca ganó la Triple Corona, Lou Gehrig y, en grado ligeramente menor, Joe Dimaggio, Yogi Berra, Johnny Mize, Hank Bauer y Duke Snider.

Porque no asistieron al evento de Octubre, o porque su producción no se correspondió con el logro obtenido de primero en los tres principales departamentos del bateo durante la campaña, el caso es que un solo ganador de la Triple Corona demostró por qué la había merecido ese año: El Halcón Polaco Carl Yastrzemski (en la foto), del Boston Red Sox, en 1967.

Cuando Hugh Duffy, Tip O´Neal y Paul Hines obtuvieron el triple premio, todavía no existía el Clásico de Octubre, estos peloteros jugaron en el siglo antepasado, incluso cuando la ganó Nap Lajoie, en 1901, tampoco.

El primer ganador que asistió al evento fue Ty Cobb en 1909 y su desempeño fue muy pobre, con promedio de .231, 3 tubeyes y 5 empujadas, incluso en el corrido de las bases robó dos y fue capturado una.

Ni Roger Hornsby, que la ganó dos veces, ambas con promedio superior a .400, asistió a la Serie Mundial los años que obtuvo la Triple Corona.

Tampoco estuvieron el Filadelfia de Chuck Klein ni el Boston de Jimmie Foxx ni los Yankees de Lou Gehrig ni los Cardenales de Joe Medwick cuando estos acapararon los rótulos en jonrones, impulsadas y promedio. Pero el Boston de Ted Williams tampoco y fueron dos veces que La Astilla la conquistó.

Fue Mickey Mantle el segundo bateador que llevó a la Serie Mundial su preciada conquista. Su desempeño, sin ser extraordinario, fue digno de un artillero que exhibía en otoño la distinción de lo mejor del beisbol en su función: conectó 3 jonrones, un doble, empujó 6 y promedió .250.

Diez años después, luego de ganarle el champion bate a Tony Oliva en la raya por una astilladura en un dedo del cubano, Frank Robinson, adquirido en el invierno del año anterior (1965) por el Baltimore, porque, “a los 31 años estaba viejo para los planes de reestructuración del Cincinnatti”, condujo a los Orioles de Baltimore al título de la Americana con la triple corona en su poder.

Aquellos Orioles, dirigidos por una leyenda de los Mulos de Manhattan y Héroe de Serie Mundial, Hank Bauer, aplastaron a los Dodgers y su famoso dúo de pitcheo Koufax-Drysdale barriéndolos en 4 juegos.

Robinson contribuyó con un doble, dos cuadrangulares, 3 impulsadas y .286 a una victoria cuya responsabilidad principal recayó en el pitcheo, pero que pudiera considerarse como de absoluta faena colectiva por la participación de todos en la conquista del evento, desde Curt Blefary y Paul Blair a Luis Aparicio, Andy Echetbarren, Jim Palmer (dio nueve ceros con 20 años) o Moe Drabowski.

Un año después, en 1967, se enfrentaron el Boston y los Cardenales en la Serie Mundial, Carl Yastrzemski, que sustituyó a Ted Williams en el club, llevó su Triple Corona a cuestas.

Ese año se vieron frente a frente los líderes en impulsadas de cada circuito: Orlando Cepeda por el San Luis y “Yaz” por el Boston, cada uno sería seleccionado como el JMV de su liga también.

Fue Yastrzemski el mejor en producción en el evento de los 4 ganadores de la triple corona que asistieron a la Serie Mundial el año que la obtuvieron hasta 1967. El ídolo de los Medias Rojas promedió .400, 2 dobles, 3 jonrones y 5 empujadas.

Esta campaña juega en la Serie Mundial el tremendísimo Miguel Cabrera con el Detroit, hasta hoy, solo ha conseguido un hit en 5 veces con una empujada, pero le quedan por lo menos dos juegos para improvisar, si sigue con anemia, entonces pudiera convertirse en el peor bateador que jugó en el Clásico de Octubre con la triple corona en su poder.

Todos los ganadores del premio hasta Yastrzemski están en el Salón de la Fama, los clubes que han ganado con tamaños bateadores en su line-up han sido los Yankees en 1956 y el Baltimore en 1966, depende en parte importante de la contribución de Cabrera a la victoria del Detroit, para incluirse en el grupo de los que decidieron por el triunfador o en el de los que la posteridad tratará como responsable del fracaso, a pesar de lo positivo de la temporada que tuvieron.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 439 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: