ALEX DEBERÍA PROBAR OTROS AIRES…

Por Andrés Pascual

Claro, Nueva York es Nueva York, el mundo es esta ciudad y en el beisbol (como en el boxeo antes), quien no esté en la Gran Manzana, pues, prácticamente, no existe; sin embargo, lo anterior huele a ropa guardada, porque, por ejemplo, a Alex Rodríguez la urbe se le convirtió en fiscal de su pobre legado, cuyo sinónimo debe ser pesadilla.

Tal vez el jugador ni intente  imaginarse en otro uniforme, porque, lo que puede disfrutar allí ¿Dónde?

El caso es que “la gozadera” de Nueva York propone una mala imagen, siempre fue así, pero, a los “viejos” que pudiera cuestionárseles como abusadores de la vida muelle y casi licenciosa ajena al terreno, construyeron el imperio respondiéndole con efectividad al club y a sus fanáticos.

Alex no es el hombre “yankee” por excelencia de su etapa con la novena, especie de encomienda casi divina de períodos de la historia del club que llenaron a plenitud los verdaderos Asesinos del Bronx hasta 1964.

El artillero no se comportó igual de inefectivo antes, pero Nueva York lo asfixió, porque no se puede ser modelo de pasarelas, figura de la farándula de alta demanda en el titular a pupilo, jugador franquicia de los Mulos de Manhattan, cobrar una barbaridad inmerecida aun si produjera como un verdadero clutch y fallar como lo hace a la “hora cero””. No…

Pero la culpa fue de quien sí está fallando a la hora “del mamey” en esa Organización, es decir, de la oficina del club, que parece que tienen una tropa de choque quintacolumnista dentro para provocar el caos, de otro modo no es posible justificar tantos y tan continuados desaciertos de mercado.

Además, un problema que ha enfrentado el neoyorquino en los Mulos es que el resto del club no contribuye a la victoria como en épocas pasadas: con la excepción de Jeter, no hay jugadores de etiqueta para semejante nombre ahí, entonces todo el mundo está pendiente de la labor del antesalista.

Los Yankees “de antes” no esperaban por Dimaggio ni por Mantle,  resolvían todos según el momento, por eso fueron lo que se conoce: Tommy Heinrich, Billy Martin, Hank Bauer, Bobby Richardson o Héctor López hicieron soportable el calvario, digamos que de Mickey Mantle, cuando no cumplió su papel de “rematador”. Tampoco el pitcheo es igual.

Con la familia Steinbrenner “mandando el juego” les robaron el dinero Mike Tórrez, Danny Tartabull, Dave Winfield y Randy Johnson por citar cuatro.

Alex ha continuado haciendo carrera de inmortal, acumulando guarismos impresionantes, aunque no es menos cierto que, desde que comenzó el tibio acecho a los consumidores de estimulantes, sus números han estado en baja durante las últimas tres campañas y las lesiones se repiten con frecuencia alarmante, lo que resulta muy evidente de cómo actuaba la sustancia a favor de su juego.

Al modo mío de ver las cosas, debería probar fortuna, si es que puede salir del infierno y alguno se hiciera cargo del monto enorme que aún le deben, con otro equipo, a ver si concluye su carrera con etiqueta de Cooperstown absoluta, sin ojerizas por la inefectividad en momentos decisivos, aunque la mancha del esteroide no la podrá borrar nadie, como tampoco será un freno para que lo dejen fuera, de acuerdo a la forma como le tratan, tanto la prensa como el público: “aquí no ha pasado nada”.

O esperar por lo que ha sucedido antes: que este tipo de pelotero, que batea mucho, se ha podido sopreponer al temor por la baja producción cuando más se le necesita, a medida que envejece y batea menos de la mitad a que acostumbraba.

1 Comentario

SO,QUE PIENSAS, NO VA EL AL HOF?.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

%d personas les gusta esto: