LA SERIE MUNDIAL DE PEQUEÑAS LIGAS: DISCIPLINA, PASIÓN Y VERGÜENZA

Por Andrés Pascual

A pesar del compromiso obligado que tengo con publicaciones por el beisbol de las Mayores, durante el período en que se juega la Serie Mundial de Pequeñas Ligas no hago el menor sacrificio por dejar de disfrutar un juego de los “chamacos” para ver el de estos fraudes que pisotean lo que una vez llamaron “el mejor beisbol del mundo” (con respecto a sí mismos en épocas anteriores), no confundir la comparación ni con Castro ni con Venezuela ni con Japón ni con Dominicana ni…

Ese beisbol jugado por niños es lo único que queda como referencia en el recuerdo de que, alguna vez, se jugó con pasión, con alegría y con la inteligencia que se debe.

El juego que perdió antier México contra Canadá fue un ejemplo de la combatividad y el esfuerzo, porque, a pesar de lo desproporcionado del score (los cuaticos cayeron 8-10) nunca se perdió ni el “joseo” ni el espíritu ganador entre ambos equipos.

La primera vez que leí sobre este tipo de evento internacional, que celebran anualmente en la ciudad de Williamsport, fue en Cuba, donde era religioso informar por los 17 periódicos de gran tirada de La Habana hasta 1960, de todos los eventos deportivos de interés en el mundo, pero, sobre todo, los del beisbol o del boxeo, por supuesto, después de 1961 nadie conoce ni su nombre allí por lo que todos sabemos.

En 1958 ganó México, representado por un equipo de chamacos de Monterrey y esa victoria fue un acontecimiento no solo allá, sino que el eco propició crónicas de prestigiosos comentaristas cubanos como Eladio Secades, Sergio Varona o Fausto La Villa.

Todavía me parece estar observando la foto del pitcher Héctor “La Malita” Torres, cargado por sus compañeritos, como parte inicial de la alegría y el festejo que desembocó en un homenaje nacional a “la hombrada” de aquellos peloteritos.

Héctor Torres, que jugó durante los 60´s en Grandes Ligas como short-stop  para el Houston, era hijo de un inmortal del beisbol mexicano que actuó en la Liga Invernal cubana: Epitacio “La Mala” Torres.

Hoy menos que nunca sacrifico un juego de la Serie Mundial de Pequeñas Ligas por cualquiera de estas “menores adelantadas”, como quiera que se llamen los que jueguen.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: