TAN FUERA DE LUGAR COMO FANATIZARSE CON CASTRO

Por Andrés Pascual

Wade Boggs fue a Cuba y expresó, más que admiración, fanatismo por el tirano, incluso firmó una pelota para el dictador y casi imploró por otra firmada por el tipango.

Lo que no he podido entender es la razón por la que el exilio cubano de Tampa no “hizo algo” enfrente del Tropicana Fields, o, ¿Acaso está tan débil como el de Miami que, a pesar de todo, protestó y obligó a Guillén a desmoralizarse con una súplica-autocrítica que tiene al club al garete?

Es el mismo Wade Boggs inmortal del beisbol, legítimo, no fantoche, que alcanzó 5 champios bats y el hit 3,000 con un jonrón en su ciudad.

El mismo que se siente frustrado, tal vez indebidamente, porque no retiran su número en Boston, sin embargo, ¿Deberían?

La famosa guerra Yankees-Boston no ha sido eterna en los anales del beisbol, hubo muchos clubes superiores a los Medias Rojas entre 1918-1975, sin embargo, las décadas de los 90´s y 2000, porque el club de Massachussets logró un equipo competitivo (ligeramente igual que a finales de los 70´s y los 80´s), pues se sacaron del saco varias cosas, una de ellas, la Maldición de Ruth, que hicieron tierra Pedro Martínez y Curt Schilling.

Lo de esta historia, más de complejo que de terror, fue rara en su leyenda urbana, porque los Mulos también le tumbaron 2 pitchers Hall of Famers al Boston, Herb Pennock y Waite Hoyt y nadie ha culpado nunca esos cambios como dignos de tenerse en cuenta a la hora de analizar por qué no ganaban.

Según dicen, a Boggs lo tienen en franco plano de “personna non grata”, indigna de que la foto de su camisa al revés cuelgue de los muros del Fenway Park, por dos sucesos: “su infame y muy pública relación con Margo Adams a fines de los 80´s”; la otra, “la vuelta olímpica”, a caballo de la policía por todo Yankee Stadium en uniforme rayado, que le hizo exclamar al actor Dennis Leary para ESPN: “menos mal que mi padre murió…para que no hubiera visto esta humillación”.

Hace poco, en Tampa, le dijo a un cronista que lo entrevistaba, refiriéndose al Boston, “tu gente”; mientras lo hizo como “nosotros” para los Rays.

Hace 7 años que el ex antesalista fue elegido a Cooperstown en su primer año de posibilidad, es el tipo de jugador al que muy pocos dejarían fuera, que los hubo, el 8.9 % no lo creyó material de primera vuelta, pero el 91.1 sí.

Se dice que estuvo considerando la posibilidad de exhibir en la tarja la gorra del Tampa, club donde terminó su carrera y su ciudad natal, porque la gerencia le ofreció un millón de dólares. El individuo lo ha desmentido.

Sin embargo, según un material reproducido en Yahoo Sports, Nick Cafardo, del Boston Globe, considera una hipocresía el caso Boggs, porque “Carlton Fisk estuvo 11 años con el club y 13 con el Chicago”, lo que se le olvidó al cronista fue que Boggs no dio el jonrón del 6to juego de la Serie Mundial de 1975, fue el cátcher.

A Boggs lo están castigando, ¿Hasta cuándo? ¿Quién sabe? Pero tienen el derecho de hacerlo, en lo individual, parece que los Medias Rojas consideran como único atropello a su vergüenza deportiva y a la de la ciudad, aquella vueltecita a caballo por todo Yankee Stadium, que consideraron y consideran una humillación inaceptable e imperdonable.

Por la vueltecita en avión que dio por Cuba con su esposa, por lo que “sintió” por el asesino que desruyó a mi país, ojalá nunca le retiren el número en Boston, eso, por lo menos, es mi castigo desde mi posición de fanático, si no del club, por lo menos del bateador, que lo fui.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: