Una Liga Cubana diferente: el Pasillo

01 de abril de 2012


Hialeah, Florida.- Por Andrés Pascual.-¿Cuántas ligas de beisbol profesional funcionaron en Cuba? A saber, la Liga Cubana de Beisbol Profesional de Invierno, conocida por lo nacionales como Liga Cubana, Liga Invernal; o, sencillamente, cuando ya uno esta totalmente familiarizado con los términos de aquel beisbol, “el champion”; a finales de los 40’s, específicamente en 1946, también existió la Liga de Verano, que fue un campeonato especial organizado por las autoridades deportivas gubernamentales para estimular el desarrollo del juego en toda la Isla. Aunque eran peloteros conocidos del circuito unionista o de la Liga Inter Fuerzas Armadas, varios con experiencia en Méjico, en la propia Liga Cubana, las Ligas Negras o las Ligas Menores del Beisbol Organizado, no lograron hacer exitoso el calendario y el circuito desapareció más rápido que lo que “un merengue a las puertas de un colegio”.

A finales de los 40’s, ya en el nuevo y, para la época moderno y majestuoso Gran Estadio de La Habana, comenzaron a concentrarse detrás del plato en calendario de la Liga Invernal, a veces extendido desde la receptoría a la tercera base, un grupo bastante numeroso de jugadores que no podían jugar en la Liga Cubana, algunos por ser muy jóvenes y otros porque la veteranía les hacía poco atractivos a un beisbol demasiado fuerte para sus ya mermadas facultades: la Liga del Pasillo, que debe su nombre a un pintoresco personaje que trabajó con la Casa Tarín y en el Estadio Tropical que, durante los 60’s, atendió el Estadio de La Universidad: Malayo, quien también cumplió faena en el Estadio del Cerro desde su inauguración hasta que la dictadura se lo robó a Bobby Maduro bajo la justificación de “nacionalizado”. El personaje, querido y respetado por jugadores, administradores y público en general, boceaba a aquel grupo de peloteros a la espera de un contrato hacia cualquier liga del Caribe que reclamara sus servicios como “La Liga del Pasillo”. El Pasillo fue el verdadero símbolo del poderío cubano en el beisbol del área: jugadores que no podían actuar en el campeonato cubano se iban a otros países no a cubrir un hueco, sino a cumplir faenas de estrellas como Lino Donoso, René González, David Jiménez, Mario Ariosa y muchísimos más, desde Méjico a Venezuela pasando por Republica Dominicana. Aquel grupo grande en cantidad y en calidad de peloteros cubanos disponibles para el área, gozaba de una especie de agente que tramitaba con el representante del club extranjero y en orden de acuerdo a la posición necesitada. ¿Podría existir hoy una Liga del Pasillo en la pelota de Castro? No, razonablemente justo, es imposible: El Pasillo tenía a veces 100 nombres con 80 presentes en las gradas del estadio, suficientes para hacer una Serie Nacional 100 veces mejor que la que presentan en la Cuba de hoy; si no lo cree, el problema es suyo.

1 comentario

Era el Zurdito Jose Nakamura parte de ese grupo tambien, o Lotario Rodriguez (muy buen receptor) Wenceslao Gonzalez otro zurdo de categoria, Rafael Rivas?
Cosaco Hernandez, Bicho Pedroso?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: