Cubanos en la Serie del Caribe 2012

Por Andrés Pascual

Los cubanos criados en Estados Unidos, como José Canseco y Rafael Palmeiro, quizás porque el dinero que recibían por jugar en grandes ligas les permitía emplear como verdaderas vacaciones el ‘tiempo muerto de invierno”, o porque la miraban por encima del hombro, con desdén equivocado impuesto por las circunstancias, nunca disfrutaron de la gloria que representa asistir con un club de liga invernal, aunque ajeno, a la Serie del Caribe; incluso la mayoría de los cubanos de la nueva hornada que huyen del castrismo, tampoco consideran “digno de su clase” al evento, ¡Qué equivocación tan estúpida como garrafal!

Claro, tanto para un grupo como para el otro, el único culpable por esas actitudes es la tiranía castro-comunista, que se encargó de borrar del mapa hasta las letras que componen el nombre Liga Cubana de Beisbol Profesional de Invierno, el insuperable y nunca olvidado “champion cubano de pelota” tanto como el del evento de la Confederación.

Cuando se desconoce, cuando se olvida o cuando no se valora la importancia del clásico regional, la enorme contribución de estas series a la gloria del beisbol cubano, cualquier cosa puede suceder, desde el desgano y la apatía, hasta la frase irresponsable por radio, como he podido escuchar, que busca demeritar y empequeñecer el nombre del más importante evento para los países de habla hispana que involucre la clase del beisbol de sus campeonatos y el orgullo por estar ahí, representando a su país.

Los cubanos que deambulan por el beisbol profesional deberían estar advertidos de que, aun jugando para clubes que representan a otros países, al actuar en la Serie del Caribe representarian a Cuba solo por continuar la tradición de “estar ahí” y porque continuarian sosteniendo la bandera gloriosa en la historia del evento, sobre todo si logran contribuir al éxito del club que representan, porque engrosarían las listas de nombres dignos de recordarse a la hora del recuento.

Por eso es valiosa la participación del zurdo Raúl Valdés con los Leones del Escogido, o de Adonis García con los Tigres de Aragua, o de Bárbaro Cañizares con los Yaquis de Ciudad Obregón quienes, además de ser tres de los mejores peloteros que actúan en Dominicana en esta edición, hacen un poco menos solitaria la estrella que, por obra y gracia de la dictadura que destruyó a Cuba, desde hace 49 temporadas ha estado más sola que nunca en uno de los mástiles para emblemas como el del Estadio Quisqueya.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: