Se esta jugando buena pelota en Dominicana

04 de febrero de 2012


Hialeah, Florida.- Por Andrés Pascual.-En campeonatos de calendarios muy cortos, como los de la Serie del Caribe, por lo general se necesitan “lanzadores de hierro” para poder ganar, sobre todo como relevistas, serpentineros dispuestos, preparados para trabajar todos los días si hiciera falta, aunque las imposiciones de hoy han cambiado algunos conceptos tradicionales.

Una serie casi relámpago, de 6 juegos entre cuatro clubes, necesita el caballo de batalla trabajador y preciso que pueda convertirse en el paño de lágrimas de un manager a cualquier hora de cualquier juego.

En esta edición de la Serie en Dominicana se está jugando la clase de pelota que le gusta al fanático que no identifica la belleza del pasatiempo con la cantidad de jonrones que se conecten, sino con la inteligencia con que se apliquen los conceptos del beisbol: cada actuación, cada partido disputado hasta anoche le ha recordado al público que, a pesar de todo, cuando se quiere se puede jugar a la manera de los grandes momentos pasados.

Con marcadores apretados que han logrado entusiasmar en cada juego, con faenas brillantes o notables de todos los abridores, se va desarrollando la mejor primera vuelta de este tipo de campeonato desde hace rato: cada ganador ha sido digno de la victoria y cada perdedor ha dejado en la boca del fanático la expresión “no debieron haber perdido…” lo que solo se produce cuando la pasión y la clase se combinan en el terreno para producir un espectáculo de alta calidad.

Anoche el Escogido derrotó al Aragua 5-2 en 13 peleados capítulos de principio a fin, el juego fue raro, porque los venezolanos cayeron después de remontar un score adverso 0-2 que empataron en el séptimo y, pocas veces, el club que viene de atrás en el ultimo tramo, cede la victoria, pero así es este juego.

De todo lo que he visto hasta hoy: buen pitcheo, el bateo controlado por la magistratura monticular y una defensa de altura, a pesar de algún que otro error, han sido las decisiones de los managers las que le han puesto el toque nostálgico al evento.

Por ejemplo, para empatar en el séptimo contra los Leones, el manager de los Tigres de Aragua le ordenó a César Suárez que tocara la bola en jugada de “squezze play” o por sorpresa con Miguel Rojas en tercera, adonde había llegado por hit y avance sobre batazos.

Esta jugada, que le hizo honor a su intención porque, quizás, ni el corredor estuviera advertido segundos antes del ultimo momento, se ejecutó con la precisión, con la belleza y con la inteligencia de épocas de mejores jugadores en la Serie. Si la hubieran firmado Aparicio o Mateíto no hubiera podido hacerse mejor.

Entonces, por ese lance, comprendí que este evento no va a defraudar y comprobé aquello que le declaró a un periódico de Nueva York Branch Rickey en 1960: “el hombre irá a la luna, pero, para mí, no existe algo más bello ni más perfecto que un toque de bola bien ejecutado”.

A los que nos gusta el beisbol en el sentido exacto de la complejidad con que se debe aplicar el rigor que exige este juego, hasta hoy, estamos complacidos y en espera de que se mantenga el nivel demostrado por los 4 clubes.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: