diciembre 2011

El dia triste de 1972: la muerte de Roberto Clemente

31 de diciembre de 2011


Hialeah, Florida.- Por Andrés Pascual.-El 30 de diciembre de 1972 fue un día cualquiera en Cuba; un día de ver pasar las horas, una tras otra, sin trascendencia, sin sobresaltos, como no fuera, casi seguro, la amenaza del monstruo americano que, porque lo invocaran tantas veces los castristas, nunca llegó disfrazada de “Marines”; un día más de muerte histórica de una población condenada, quién sabe la razón ni por quién, al purgatorio eterno de una culpa infinita…

(más…)

La unica solucion posible

30 de diciembre de 2011


Hialeah, Florida.- Por Andrés Pascual.-Si una de las justificaciones que provocaron la salida del beisbol del calendario olímpico fue, según cronistas autorizados, la imposibilidad de “controlar el uso y/o abuso de sustancias prohibidas en el Beisbol Organizado”, lo que escribió Jeff Passan recientemente pone a la vieja e hipócrita Europa (catedral de la Inquisición que liquidó para siempre el espíritu del amateurismo para imponer el profesionalismo en el evento) en plano digno de calificarse tan duramente que la palabra es impublicable…

(más…)

El beisbol, las series nacionales, el odio fratricida y el castrismo

30 de diciembre de 2011


Hialeah, Florida.- Por Andrés Pascual.-El caso cubano es especial: una tiranía que le corroe el tuétano a la nacionalidad, que ha sido capaz de dividir el país con toda intención a efectos de obstaculizar la unidad necesaria para combatirla y todavía la apoyan… ¿Elementos que utiliza? Todos…Como que Cuba es un país en el que no hay un ripio de libertades ni de soberanía individual, es por lo que no le aplica el gastado concepto de separación de lo político de lo deportivo, bueno y efectivo en las sociedades libres, en las cuales el factor mediático nunca se haya visto censurado, como en la sociedad cubana, durante medio siglo.

(más…)

Preguntas que sugieren y desnudan

Por Andrés Pascual

Vigilia Mambisa efectúa su protesta patriótica e intransigente a la vista de todos: Miguelito y el grupo más criticado y tan merecedor del reconocimiento por sus actos a favor del derecho a protestar contra el contubernio administración americana-tiranía castrista como el que más, no se esconden: si gustan sus acciones, bien y, si no, también, pero no hay ni oportunismo ni hipocresía, solo amor por Cuba y rechazo a quienes pretenden legitimar un régimen de odio y muerte en el exilio.

Sin embargo, como que “lo político es elástico”, la dictadura acostumbró al pueblo a estirarlo o encogerlo para que el “size” cambie de acuerdo a la circunstancia y eso es lo que hacen el 90 % del ejército de quedaditos, ex oficialistas y comunidad económica de reciente factura.

Hay muy pocos aspectos de coincidencia entre el medio cubano nacido o criado en la Isla durante estos últimos 53 años y el cubano 100 %, nacido o criado en ese período de tiempo también que, allá o exiliado, se resiste a aceptar imposiciones de separación por intereses políticos de la horda, con el objetivo de poner distancia y establecer diferencias entre la población de hoy, que se somete voluntariamente, y la de “antes”, que reclama su lugar y su derecho a ser cubano, sin dudas que más que los apóstatas del desastre.

Resulta que un joven pelotero, Albert Almora, descendiente de cubanos, que ha representado a Estados Unidos en la categoría infantil y juvenil con una contribución de interés en las victorias del equipo americano internacionalmente, mereció ayer una semblanza, (de las muy pocas), que escriben en el Nuevo Herald como no sea de “de los que trajeron chiquitos desde el 2004” , de los que enviaron a la “agencia libre” o de los que quedan allá, los dos últimos, soldados del ejército deportivo de la siempre viva “batalla de ideas”, bien, no hay datos de si los que vinieron chiquitos fueron sus padres, o si estos también nacieron aquí y nadie sabe por qué evitaron decirlo, más allá que atizar la candela..

Entonces, en la sección comentarios, muy veladamente, alguien escribió lo que sella la mala intención y descubre lo que sienten: kkkxxx 1 comentario oculto Cerrar Expandir con tantos lectores de cuba, debían decir de que parte de la Isla proceden, etc. y si el muchacho nació allá o aquí. A Me gusta Responder Hace 12 hora 0 Me gusta Reporte de Abuso

Read more here.

Normalmente, este es el tipo de pregunta que hacen; aunque encubran lo que quieren decir, no pueden contenerse por una sola razón: el cuento de somos hermanos no se lo tragan si no es por oportunismo y, cada vez que tienen que expresar pasiones, lo vomitan; incluso la pregunta de qué parte de Cuba son, refleja el enorme odio regional creado en la población, por medio del beisbol, entre el Oriente y el Occidente del país.

Si estos son los truenos, ¿Quién puede decir cómo será la tormenta? ¿Cómo se podrá convivir pacíficamente con un supuesto hermano cuya única intención es comportarse como un Caín tropical?

Pacifismo, hermandad…son conceptos demasiado humanos y sensibles para aplicárselos a una población que, en medio siglo, lo único que aprendieron ha sido a odiar al hermano de sangre incluso, luego, ¿Quién puede creer que un individuo tan acomplejado esté preparado para aceptar al cubano que solo es su compatriota porque nacieron allá o lo hicieron sus padres?

¿Cuántos leyeron ese comentario u otros que dejan en el libelo castrista de la Bahía en la sección deportiva? Deberían hacerlo de vez en cuando (leerla), que no hay algo que iguale al deporte a la hora de conocer la verdadera gandinga de muchísima de esa gente, de la separación voluntaria que asumen, de lo que nos odian y de cómo “mezclan lo político con el deporte” cada vez que hablan.

La hazana casi olvidada de Pedro Martinez

26 de diciembre de 2011


Hialeah, Florida.- Por Andrés Pascual.-El año 1934 se recuerda porque Joe Medwick dio jonrón en el Juego de Estrellas y repitió en Octubre contra los Bengaleses de Detroit; también porque Columbia Lou colocó en la vitrina de la sala familiar el trofeo de ganador de la Triple Corona en el Joven Circuito. Sin embargo, 1934 fue el Año del Rey Carlos, Carl Hubbell, el pitcher zurdo de los Gigantes al que, se puede decir, el screwball (tornillo) contribuyó a su elección al Salón de la Fama de forma especial. Los recuerdos de Hubbell concluyen en “aquel Juego de Estrellas del 10 de julio de 1934 en Polo Grunds, cuando ponchó en fila a Ruth (dio el primer cuatroesquinazo en este tipo de evento el año anterior, 1933, durante el primero de ellos), a Gehrig, a Foxx, a Simmons y a Joe Cronin”.

(más…)

Atmosfera rara y peligrosa

04 de agosto de 2011


Hialeah, Florida.- Por Andrés Pascual.-Al magistrado, porque debe impartir justicia sin ninguna influencia ajena a la verdad de los hechos, se le respetó siempre en cualquier instancia, a tal extremo que, los hombres de negro y birrete en lo civil-contencioso, casi eran temidos, aun por los que podían mostrar un expediente limpio como ciudadanos de estricto carácter en el cumplimiento de la ley. En lo deportivo, a los hombres que deben decidir sobre la validez de la actividad, también se les nombra árbitros, umpires, referís, jueces…

(más…)

Murio Raul Reyes, gloria del MININT castrista

21 de diciembre de 2011


Hialeah, Florida.- Por Andrés Pascual.-Si el Ministerio del Interior castro-comunista habilitó un salón de la fama para sus genízaros que se destacaron el lo deportivo, el pelotero Raúl Reyes, que acaba de fallecer en La Habana, seguramente tiene su placa colgada, a pocos centímetros de la de Julio de la Torre, asesino y represor del G-2 que fuera reservista de los Leones del Habana a mediados de los 50’s. Hoy, un sitio de Internet anticomunista, pero desconocedor, lo llamo “una gloria del beisbol”, no es posible, Reyes no puede ser catalogado como tal ni por su desempeño en el terreno ni, mucho menos, por la condición de limpieza que debe tener la conducta de quien se supone que juegue su mayor y más importante partido como ejemplo de la niñez en cualquier lugar y Raúl no cumple el mínimo requisito para semejante calificación ni en Cuba; entonces, ¿Cómo podría serlo en niveles más allá de la frontera nacional cubana?. El primero que bateó 3 jonrones en la pelota castrista en un juego en el Grand Stadium de La Habana (robado a Bobby Maduro y con cambio de nombre), entre Industriales, para los que jugaba, y Azucareros: 2 con bases llenas y el otro con 2 en bases, que produjeron 11 carreras para su club. Después, más de 15 han logrado conectar 3 cuadrangulares en un partido en la caricaturesca pelota de la tiranía. Como outfielder (left o center), se movía discretamente sin ser nada del otro mundo y corría las bases con aceptable velocidad. El tipo estuvo en la Serie Mundial de Cartagena, donde vio poca acción y en la celebrada al año siguiente en la capital cubana. Halador de bolas natural por ser un buen bateador de rectas pegadas en zona media del home; sin embargo, tenía dificultades para conectar envíos del centro del plato hacia fuera. Porque decidió convertirse en un servidor de la tiranía a través del organismo máximo represivo allá, el MININT, los cubanos libres dentro y fuera de Cuba, con pesar y lo digo de corazón, no podemos catalogarlo como “una gloria de Cuba”. En otro orden de cosas, en lo deportivo, Reyes no tuvo la clase como para inscribirse en el panteón de la leyenda de la Mayor de las Antillas, por tanto no puede ser considerado “glorioso” ni por equivocación o fanatismo.

Leyendas olvidadas del beisbol cubano: Tony “Haitiano” Gonzalez

20 de diciembre de 2011


Hialeah, Florida.- Leyendas olvidadas del beisbol cubano: Tony “Haitiano” González

Por Andrés Pascual

La política anticubana, impuesta por la tiranía castrista para destruir a largo plazo el pasatiempo nacional incluyó, primero, eliminar el profesionalismo; después, borrar la historia, para que las generaciones nacidas a partir de 1959, nunca tuvieran referencias de la única etapa grandiosa del beisbol en la Isla.

No de otra forma se concibe que, durante 49 años, haya sido tabú que podía enviar a cualquiera a la cárcel por “propagador de ideas enemigas”, comentar sobre las grandes figuras del beisbol pre castrista.

(más…)

Fallecio Fleitas, el idolo del central Constancia

19 de diciembre de 2011


Hialeah, Florida.- Por Andrés Pascual.-Andrés Fleitas fue y será siempre una leyenda cubana porque, el otrora pasatiempo nacional cubano lo tuvo como uno de sus máximos exponentes en el terreno en cuanto a clase profesional, decencia y amor por el juego. Uno de muy pocos miembros vivos, hasta el domingo pasado, día de su fallecimiento, de los Alacranes del Almendares de la década de los 40’s; era, además, el único sobreviviente de los Azules que se impusieron al Habana en el juego memorable que concluyó las hostilidades del campeonato 1946-47; incluso fue quien disparo el controversial cañonazo que decidió aquel encuentro. Fleitas tuvo la suerte de jugar y brillar en la década desde la que despegó, a alturas únicas en la región, el hoy maltratado deporte de las bolas y los strikes por la tiranía castrocomunista. Como uno de los mejores catchers cubanos de todos los tiempos; capaz de jugar con soltura y acierto la inicial también y considerable en el rango de gran bateador, que se hizo sentir en los dos circuitos, amateur y profesional, clasifica para la memoria histórica del beisbol cubano el venerable anciano de 95 años que, a pesar de su extraordinaria lucidez, no pudo seguir jugando “un inning más”, porque su organismo ya estaba muy debilitado. Estrella con los Azucareros del Hershey de la Unión Atlética; catcher regular y 5to bate de tres ediciones Cuba del período de la Edad de Oro; sin embargo, fue su trabajo como profesional, donde logró el MVP en la recordada temporada de 1946-47, en que jugó enfermo los últimos 13 juegos, el que lo inmortalizó. Asistió a 3 Series del Caribe y recibió el único no hit no run en ese tipo de evento, lanzado por Thomas Fine contra Venezuela en 1952, jugando para el Habana. Uno de los pocos peloteros que actuaron para los 4 clubes del champion, se retiró en 1956 y dirigió en 1957 y 1958 al Araújo en la Liga de Pedro Betancourt. Con seguridad que a Fleitas lo recordaron en todos los rincones en que sienten pasión por el béisbol en México; allá le consideran en su justa medida por las tres campañas que jugó durante la era Pasquel. Jersey City, Chattanoga, Havana Cubans, Cubans Sugar Kings fueron los clubes para los que jugó en el Beisbol Organizado y, si no actuó en Grandes Ligas, fue por equivocar el camino, como muchos otros, e irse a la Liga Mexicana; aunque por más dinero que lo que se pagaba en su época por jugar en las Mayores, con menos gloria y trascendencia. En 1962, afectado económicamente por la tiranía castrista, se exilió en Miami, donde continuó sirviéndole al beisbol como fanático y, en especial al cubano, como figura de importancia en el mantenimiento de su rutilante leyenda regional, a través de su colaboración con la Federación de ex Jugadores y del Salón de la Fama del Beisbol Profesional Cubano. Sin dudas, una perdida de magnitud irreparable para el beisbol y para el pueblo cubano. Que descanse en paz el glorioso compatriota, hombre decente y serio en el estricto sentido de los términos, que pertenece al Salón de la Fama del Beisbol Profesional Cubano y al del Deporte Cubano desde el 2003

No es racismo; es desconfianza

18 de diciembre de 2011


Hialeah, Florida.- Por Andrés Pascual.-A la hora de juzgar la forma como enfrenta el Beisbol Organizado cualquier problema de su entorno latino, curiosamente, aparecen críticos hispanos que tienen como encomienda, con tendencia maliciosa, censurar detalles que, por lo general, no son de su incumbencia, aunque haya relaciones. Por ejemplo, hace un par de días, el Diario las Américas publicó un comentario firmado por el abogado venezolano y columnista de ESPN deportes, Arturo Marcano, que es una oda a la intromisión en asuntos que no le competen, camuflado en el papel de víctima.

(más…)

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.