Espino, Levantate, que ya no cabe mas bochorno!

Por Andrés Pascual

Resulta que Holanda le ganó a Cuba, según leí, con un equipo sin peloteros que jugaran en Estados Unidos, entonces ¿Con quiénes?

La realidad indica que, al revés de como clasifica ese especie de Standard & Poor al beisbol de los países que lo juegan de acuerdo a su “fuerza” o nivel, el feudo de Castro dista mucho del 1er y 2do lugar con que lo califican y que tanto emplea Peter Bjarkman para “pretender tapar el sol con un dedo”.

A Cuba le falta todo, comenzando por la cantera, quiero decir peloteros para poder incluirse entre los primeros seis países de nivel en el beisbol; sin embargo, a Mexico le sobra talento de grandes ligas, hechos para las Mayores y en juego, ni novatos prometedores ni sueños febriles de propaganda absurda y tendenciosa: el país azteca tiene bateadores, corredores, fildeadores y pitchers que juegan y brillan, muchos de ellos, en ambos circuitos grandes del Beisbol Organizado.

Los peloteros de Castro no juegan con pasión, juegan con miedo a perder, que es otra cosa.

Los mexicanos no juegan ni con pasión ni con miedo, que es peor y les sobra clase y deben existir allá por lo menos 200 mucho mejores para entrenar jugadores y para dirigirlos que lo mejor de Castro; sin embargo, importaron a Víctor Mesa y a varios coaches, representantes de un beisbol catastrófico, para que ayudaran, digamos que al Veracruz a… ¿A qué?

Adrián González, él sólo, vale más y es mejor que todos los peloteros de Castro; entre los pitchers, los mexicanos tienen por lo menos 3 que, si muelen a todos los de la tiranía, incluyendo a los que están por acá, no soportan la comparación con el spike izquierdo de uno de los paisanos de Panchillo, ¿Entonces?

Sin embargo, los clubes campeones de  la Liga del Pacífico juegan a matarse en la Serie del Caribe y lucen mucho mejor que el resto, a veces con más clase en la plantilla; pero en el beisbol no se puede ganar con el nombre, sino con el juego que sea capaz de desplegar el pelotero y esa es la razón por la que no le ganan al club castrista, posiblemente 20 veces inferior a ellos.

Aunque se conoce (afecta a todos los países del área), que un jugador de grandes ligas no puede jugar al 100 % ni si quisiera, porque llegan mal preparados a eventos como el Clásico o los recién concluidos Panamericanos de Guadalajara; además, por protección individual ante lesiones que pudieran afectar carreras cuyo salario mínimo era de 419,000 hasta este nuevo pacto laboral, en que ascendió a 480,000, algo se debe hacer para no continuar pisoteando la moral del jugador profesional contra un beisbol pésimo como el castrista, o ante otro que tampoco tiene la clase, una vez hecho equipo nacional, de ninguno de los de la región, como el japonés, incluso el taiwanés o coreano.

Yo hubiera querido ver a Héctor Espino, a Ron y a Moi Camacho, al Diablo Montoya, a Leo Rodríguez, a Ramiro Cuevas, a Celerino, a Aurelio…con posibilidades de enfrentarse a Cuba con la moral del pabellón nacional en juego; sin que me queden dudas, la pasión, la vergüenza y la responsabilidad ante tamaño compromiso la sacaban del fondo de la tierra si era preciso…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: