Tiant, ultimo Novato del Ano del champion cubano

Por Andrés Pascual

Los peloteros cubanos que no jugaron en
la Liga Invernal, o jugaron poco, son objeto de total desconocimiento; entre el
fanático de la Cuba de hoy, por el Muro político-ideológico, (especie de
barrera racial más criminal, injusta y duradera que la de los dueños del
beisbol de los blancos contra los negros) que le ha bloqueado a 3 generaciones
el derecho a la libre información y el de aquí (el que llegó durante los 60’s),
porque no tuvo al beisbol como pasión  en
el nivel suficiente como para haber conocido la pelota juvenil y amateur cubana
de finales de los cincuentas hasta 1961, por lo que su universo es el de la
época de Ortiz, Consuegra, Isidoro León, Sombrilla Feo o Pedro Pagés. Sin que
nadie se ofenda, desconocen que los mejores peloteros de Cuba están en el
período 1949 y los 80’s, cuando se retiraron Tiant, Campaneris y Tani Pérez.

Algunos de esos jugadores, o no jugaron
en la Liga Cubana, como Jackie Hernández, José Cardenal, Paulino Casanova, Tony
Oliva, José Arcia, Jorge Lauzerique, Aurelio Monteagudo, Tito Fuentes,
Campaneris o Tani Pérez; o muy poco como Luis Tiant, Lorencito Fernández,
Minervino Rojas, José Martínez, Marty Martínez, Marcelino López, Mike de la
Hoz, Ramón Villar, Orlando McFarlane o Joaquín Azcué.

Al término del beisbol profesional en
Cuba, la mayoría de estos jugadores, que eran lo mejor del Caribe con mucha
distancia del resto, actuarían en varios países como Puerto Rico, Nicaragua,
Méjico, Panamá o Venezuela durante los inviernos, realizando impresionantes
faenas en esas ligas, a pesar de la separación familiar; aspecto que, hasta
1994, por la imposibilidad de regresar y con la sentencia del dictador desde
finales de 1961 de que “aquí no pueden regresar, son vulgares traidores”, fue
un valladar al pleno desarrollo de sus condiciones en el terreno de juego: bajo
ninguna circunstancia podrían jugar igual que cuando el Estadio del Cerro era
su casa de invierno. A pesar de eso, entre 1962 y 1966, en Puerto Rico ganaron
campeonatos de bateo Tony Oliva, Mike de la Hoz, Tony Taylor y Cuqui Rojas,
además de copar otros departamentos mientras jugaron allá…En Venezuela fue
increíble lo que hicieron el propio de la Hoz, Marcelino López, Campaneris,
Sablón, Azcué, Monteagudo, Peña; o…Luis Tiant.

Luis Tiant jr. es hijo de una de las
leyendas del beisbol cubano de la primera mitad del siglo pasado, el zurdo Luis
Tiant, apodado el Carl Hubbell sepia porque lanzaba “screwball” o bola de
tirabuzón, que no pudo jugar en Grandes Ligas por la estúpida e injusta barrera
racial (después sufriría de la barrera política que le impidió ver a su hijo en
total plenitud estelar durante 15 años).

Tiant jr. del barrio Buena Vista, en
Marianao, comenzó a jugar pelota en los juveniles y su primer manager y entrenador
fue el llamado Zar de la Pelota Juvenil Cubana de durante los cincuentas,
Lázaro Ruiz, que dirigió el equipo Cuba de esa categoría en 1956 a la primera
Serie Mundial celebrada en Méjico en la que quedo en 3er lugar, y en otras dos
oportunidades más.

El pitcher derecho fue firmado primero a
la Liga Mejicana, clase doble A en aquella época, en 1959 y, en 1960-61, último
campeonato profesional en Cuba que se jugó sin refuerzos americanos, integró el
róster de los Leones del Habana. Por su notable actuación el joven de solo 20
años fue elegido Novato del Ano por su desempeño, lo mejor de la serpentina del
equipo que dirigió Fermin Guerra con, entre otros, Gonzalo Naranjo, Rene
“Látigo” Valdés, Julio Moreno, Diego Seguí, Trompoloco Rodríguez o Eduardo
Bauta.

Tiant actuó en 30 juegos, completó 9,
ganó 10 y perdió 8 para promedio de .556, lanzó 158.2 entradas, permitió 122
hits, ponchó a 115, concedió 90 bases por bolas y su promedio de limpias fue de
2.72.

En marzo de 1961 estaba en tierra
azteca…a Cuba regresó 48 años después con motivo de un documental hecho con el
propósito de darle el empujón necesario con vistas al Salón de la Fama, porque
“los elementos” que votan ahí o son ciegos o son miopes o dignos de un
calificativo impublicable y necesitan exprimir la tragedia cubana por todos
lados, porque, a fin de cuentas, ese capítulo político-social, por cualquier
esquina del asunto, vende.

En 1962 Alejo Peralta, dueño de los
Tigres de Méjico, le vende el contrato de Luis Tiant a los Indios de Cleveland,
comenzando la carrera gloriosa del cubano en Ligas Menores de Estados Unidos.
En 1964, antes de que lo subiera el club matriz, llevaba un paso impresionante
en el Pórtland de la Costa del Pacífico con 15-1; pero ese año debutó con pie
de inmortal ante los Yanquis en el Gran Circo, a los que les metió nueve ceros
con 10 ponches y era la alineación de los Mulos que incluía a Mantle, Pepitone,
Kubek, Richardson, Héctor López, Howard, Tresh, Boyer, Blanchard…que ganaron la
Liga Americana.

Luis Tiant no perteneció a un grupo que
“patrocinó” Ramiro Valdés y que algunos fueron enviados como elementos
agitadores a la Liga Mejicana, como Asdrúbal Baró y Juan Delís, al que el coach
cubano Clemente “Sungo” Carreras le metió un tiro en un pie en una acalorada
discusión en la que “Cachano” defendía a Castro y que provocó que él y Baró
regresaran a Cuba (el objeto de la bronca se ha desviado a otro asunto con el
tiempo para proteger la actividad castrista en la Mejicana de aquella era, dirigida
fundamentalmente contra Miñoso y Humberto Fernández). En ese grupo estuvieron,
además de los mencionados, Andrés Ayón, Waldo Velo, Máximo García, Luis Zayas y
los viajes se iniciaron en 1964 hasta los setentas; el mejor fue Ayón, elegido
al Salon de la Fama de ese beisbol.

Nunca que he conversado con Luis Tiant lo
he hecho desde la perspectiva del cronista, sino que he disfrutado más de los
recuentos del período juvenil del lanzador en Cuba, de su breve paso por la
Liga Cubana y de su impresionante actuación en el beisbol invernal de Puerto
Rico, República Dominicana y Venezuela, que son aspectos a los que, por regla
general, no se les presta mucha atención. En la venidera elección de jugadores
por Comité de Veteranos, posiblemente se disfrute la merecida del serpentinero
a Cooperstown que, de forma increíble, necesitó un documental para lograrlo y
la ayuda del partido demócrata, del cual fue cabildero del ex candidato
presidencial en el condado Broadward, John Kerry. Si la Warner o Artistas Unidos
no tienen en mente películas para Miñoso y Oliva en coordinación con Fox
Sports; pues…se van a demorar y bastante, si es que llegan.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: