Babe Ruth en Santiago de Cuba

Por Andrés Pascual

Debido
a las fuertes lluvias caídas en La Habana los días 15 y 16 de noviembre de
1920, se decidió suspender definitivamente el último juego entre los Gigantes
de Nueva York, reforzados por Babe Ruth y los Alacranes de Almendares, club de
la Liga Invernal de Beisbol Profesional.

El
Napoleón del baseball, John McGraw, empleó el día para visitar a su amigo y
genio cubano del ajedrez José Raúl Capablanca.

Los Gigantes habían ganado con score 7-3 el día 14
y Ruth conectó un doble enorme entre right-center que impulsó a dos corredores.

A pesar
del juego suspendido, el Babe reclamó su pago completo. Abel Linares,
propietario de los Alacranes y uno de los promotores de la serie, lo complació.

Según varios cronistas cubanos de la época,
las utilidades de la serie superaron los 40,000 dólares.

El éxito
del evento, debido exclusivamente a la presencia del Sultán de la Estaca,
entusiasmó al empresario de Santiago de Cuba, Juan Lageyre, que acordó pagarle
3,000 al jonronero para que se presentara en el mejor estadio de la ciudad,
Cuba Park, contra un equipo local con algunos jugadores de refuerzo.

La serie
sería de dos juegos y Ruth se incluiría en un equipo con estrellas cubanas como
Bartolo Portuondo o Valentín Dreke, con experiencia en el baseball de Ligas
Negras y que pertenecían a los Cubans Stars del propio Abel Linares.

El
primer juego lo ganaron los santiagueros, pero la noticia fue que la victoria
se la acreditó un pitcher de nombre Pablo Guillén, que nunca jugó profesional y
con poca velocidad ni curvas, pero mucho control. El tipo ponchó a Ruth en el
segundo episodio, pero Ruth le dio un doble enorme al center en el sexto. El
juego lo perdió el big leaguer Patrick Ryan.

Las
noticias de interes para muchos cronistas deportivos fueron otras ajenas al
terreno, como que Ruth perdió el dinero que tenía más los 3,000 que le dieron
por los dos juegos, los fanáticos del Jai Alai vieron cómo el bateador de los
Yankees derrochó a manos abiertas en apuestas.

En
Santiago, Ruth perdió todo el dinero en el juego de mesa del casino Hotel Casa
Grande.

Según el
periodista Horacio Roqueta, el regreso a La Habana de Babe Ruth fue con 40
centavos en la billetera.

En una
sola noche perdió $800 en la pelota vasca; otra, en que le apostó equivocado a
Altamira contra Eguiluz, $200 solo en la quiniela, en otro partido entre
Amaroto y Machi, dejó $700 para el banco de la casa.

Ruth se mantuvo otras dos semanas en la capital
cubana, en las que asistió a la temporada hípica y continuó visitando el frontón
jai alai.

Fue muy
caballeroso con el país, con sus hombres y con sus mujeres al responderle a
Lageyre en Santiago de Cuba que: “este país es bellísimo, de gente magnífica,
lo que da una idea de la razón por la que fueron a la guerra de independencia.
Las mujeres cubanas son de las más elegantes del mundo”

Ruth estuvo en Cuba hasta el 28 de noviembre. En
1921 regresó a disfrutar de lo que se convirtió en un peligroso hobby para el
pelotero: la temporada hípica del hipódromo Oriental Park.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: