Parecido al equipo Vegueros

Por Andrés Pascual

Segun me contó alguna vez
el segundo catcher del equipo Vegueros en Series Nacionales, Jorge Luis
Cornelio, “El Capirro, Luis Giraldo Casanova, salió del dugout sin haber
hecho tiempo en el círculo de espera, llegó al home y se balanceó al borde de
caerse, entonces fue cuando el umpire se dio cuenta de que se había puesto la
camisa al revés y de que le faltaba un spike…” El pelotero no era dueño
de sus reacciones, porque estaba totalmente borracho.

Como primera medida, el
jefe de árbitros en ese juego se dirigió a la cueva para llamarle la atención
al manager por permitir la indisciplina del jugador, pero José Miguel Pineda,
más ebrio si cabe que Casanova, era un mar de vómitos en una esquina…a las
duchas y chirrín chirrán, ni expediente disciplinario ni “periodismo de
investigación” oficial que informara sobre el hecho.

Antes de viajar a Miami
en 1988, asistí a un juego nocturno entre Vegueros y un equipo de la Nacional
que utilizaba el estadio de Artemisa (una horrible e incómoda instalación que
le regaló a la ciudad su hijo predilecto, Ramiro Valdés, con las gradas divididas
en pequeñas secciones); mientras hablaba con el manager Jorge Fuentes por una
esquina del dugout visitante, se aproximó el umpire de home quien, con cara
risueña, como si terminara de ver una película de Tin Tan, le dijo al director
del equipo pinareño: “Sienta a Casanova, que me acaba de pedir que apague
las luces de la pizarra porque no ve bien la pelota que le lanzan…”

Ahora se supo que en
Boston se comía pollo frito y se bebía cerveza en tiempo de juego y yo creo que
es una justificación para contener la ira popular de un fanático fiel que no
puede aceptar, por lo que gastan en salarios y cobran por tickets de entrada,
el papelazo del club.

Alguien tiene la culpa, pero
en Grandes Ligas no es común castigar a los jugadores-millonarios, eso queda
para el manager. En el caso de Terry Francona, se comprueba otra vez que
“el agua pasada no mueve molinos” ni la gloria del ayer produce
dinero. Por lo que la responsabilidad en que el club perdiera como perdió fue
absoluta del hijo de Tito, que no pudo no supo o no quiso imponer, dicen, la
disciplina obligatoria…pero nadie habla de que se haya afectado el team work
y el Boston fue, como casi sugiere el pitcher Lester, una gran familia que hizo
de cada jornada “el día del bebedor”.

Cuatro diferencias entre
el Boston de John Henry los Vegueros de Castro: en el país donde se impuso “la
pelota libre sobre la pelota esclava”, no hubo sanciones ni llamados a la
obediencia; Casanova bebía veneno con nombres populares como “chispa de
tren”; casi nadie sabe de aquellos escándalos, porque ningún periodista
podía ni sugerir en privado lo que ocurrió en Camaguey y en Artemisa y, la más
importante: no comían pollo en el dugout ni en sus casas al regreso, a menos
que esa semana “tocara la ración”.

1 comentario

HACE MUCHO TIEMPO( NO TE HABIA CONTADO ESTO), CUANDO ESTABA EN LA FACULTAD (NOCTURNA)ME DICE UN AMIGO DE LA INFANCIA, ” VAMOS AL ESTADIO, ( JUGABA AQUELLA NOCHE, FORESTALES Y NO RECUERDO QUE OTRO EQUIPO,CUANDO SE ACABO EL JUEGO, DETRAS DE LA CERCA DEL JARDIN IZQUIERDO,NOS ENCONTRAMOS CON FELIZ IGLESIA (ERA EL PRIMO DE MI AMIGO VICTOR) EL SHORT STOP DE FORESTALES, TOMANDO CORONILLA Y CANTANDO DESPUES DEL JUEGO,JAJAJAJA, ME DIJE PARA MI, ” Y A ESTOS QUIEN LOS GUIA?,JAJAJAJAJA.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: