Enigma, drama y supersticion: el no hit no run

Por Andrés Pascual

Dicen
los eruditos que, en términos de rareza, el único rival del no hit no run es la
triple-matanza; sin embargo, en dramatismo y tensión no tiene, salvo la
culminación inmaculada de este tipo de joya, “el juego perfecto”.

Para
lanzar un no hit no run un pitcher necesita tres ingredientes: gran forma,
defensa sólida y una dosis razonable de suerte; para que sea perfecto, su mejor
forma, control impecable, defensa hermética y suerte multiplicada por quién
sabe cuánto…

El
cero hit cero carreras no es patrimonio del residente en Cooperstown; el más
famoso de este tipo no lo lanzó una maravilla ni algo parecido, pero fue
perfecto y en una Serie Mundial: en octubre de 1956, el pitcher derecho Don
Larsen le suministró la medicina al Brooklin Dodgers y los derrotó 2-0, esa
actuación lo convirtió en “héroe de un solo día”. Fue el último juego como
umpire (trabajó detrás del home) de quien si es inmortal del recinto,
“caballero del peto, la escafandra y la escobilla”, como llamaba a los ayer
“hombres de negro” el Maestro Eladio Secades: Babe Pinelli.

Pete
Alexander, Steve Carlton y Don Sutton, instalados en Cooperstown y con más de
300 juegos ganados cada uno, nunca pudieron lanzar un no hit no run en Grandes
Ligas. Alexander pitcheó 4 juegos de un hit durante la campaña de 1915; Carlton
6 en su carrera y Sutton 5 en 23 años.

El
caso de Alexander tiene connotación sentimental: en el último inning de su
cuarto de un hit en 1915, llegó al 9no con dos outs; en el banco contrario
quedaba un solo bateador, muy rápido de home a primera que producía rolatas
incómodas  hacia los huecos más difíciles
de llenar por la defensa del cuadro; era, sencillamente, un bunt-hitter
explosivo y exitoso y a ese fue al tipo que llamó como emergente el manager con
el objetivo de romper el maleficio. El tipo miró al pitcher, que se viró hacia
el centro del terreno mientras escuchaba la voz del timonel gritarle al
bateador “Haga lo que tiene que hacer…”: un rolling de hit por encima de
segunda concluyó el embrujo y el sueño del gran lanzador. Ese villano, Tom
Smith, era el mejor amigo de Alexander.

El
congresista republicano Jim Bunning, miembro de Cooperstown, tiró un 0-0 en
ambos circuitos: el primero, el 20 de julio de 1958 contra el Boston,
trabajando por el Detroit; el segundo, el 21 de julio de 1964, Día de los
Padres, contra los Mets de Nueva York por el Filadelfia. Notable en el juego
una jugada salvadora del cubano Tony Taylor en el 8vo que le robó un hit a Ed
Kranepool.

El
26 de mayo de 1959 el pitcher de los Piratas de Pittsburg, Harvey Haddix,
enfrentó a los poderosos Bravos de Milwakee de Aaron, Mathews y Adcock y llegó
al inning 12 de forma perfecta, pero empatados a cero; entonces, abriendo el
13, un error en tiro del antesalista Don Hoak permitió que se embasara el
boricua Félix Mantilla. Una base negociada por Hank Aaron complicó más la
entrada y, como casi siempre ocurre, Joe Adcok le convirtió en pesadilla el
sueño con un enorme jonrón entre left y center.
Sandy Koufax lanzó 4 no hits no run, el último, perfecto contra los Cubs
de Chicago en 1965, además, tres juegos de 1 hit. Pero el Expreso Nolan Ryan
logro la friolera de 7 juegos sin hits ni anotaciones; como si fuera poco,
otros 9 de un imparable.
Virgil Trucks, del Detroit y Allie Reynolds, de los Yanquis, lanzaron
cada uno dos en la misma temporada, el año antepasado Roy Halladay los igualó,
el derecho canadiense lanzó uno en postemporada y uno perfecto el 29 de mayo.
Difíciles de repetir los dos en aperturas consecutiva de Johnny Vander
Meer, del Cincinnatti, zurdo con buena sinker, buena velocidad y tendencia al
descontrol. El primero el 11 de junio de 1938 contra los Abejas de Boston de
Casey Stengel, en el que concedió 4 bases por bolas; el segundo, 4 días después
contra el Brooklin, al que Buck Canel se refirió en 1944 en Almanaque
Deportivo, revista cubana de Orlando Sánchez Diago, como “fue una verdadera
exhibición de fildeo del antesalista, valió más la pena verlo defender que al
lanzador trabajar” La actuación del zurdo incluyó 8 bases por bolas, tres de
ellas en el noveno. Si escapó sin que le anotaran en esa entrada, fue porque
Ernie Koy conectó rolata de frente al antesalista que la convirtió en doble
matanza por la vía tercera-catcher-primera.

En
Cuba, en 1966, el derecho villareño Aquino Abreu lanzó dos no hits consecutivos
con cinco días de diferencia; veinte años después, el supersónico pinareño
Rogelio García repitió la hazaña, ambos en las llamadas Series Nacionales.

El
28 de julio de 1991 el nicaragüense Denis Martínez le tiró perfecto a los
Dodgers

En
1884 se lanzaron 8 no hits no runs, récord para una campaña; pero en la era
moderna se produjeron 7 en 1901.

El período más largo entre uno y otro fue
de 3 años 44 días: Bobby Burke, 8 de agosto de 1931 y Paul “Daffy” Dean el 21
de septiembre de 1934. En el 2005 no se produjo ninguno.
El período más largo individualmente entre uno y otro le pertenece a
Randy Johnson, que tiró uno el 2 de junio de 1990 por el Seattle y el segundo
el 18 de mayo del 2004 para Arizona. Por supuesto que el espacio de menos
tiempo es de Vander Meer.
Jim Abbott, que nació sin la mano derecha, el 4 de septiembre de 1944 le
ganó al Cleveland 4-0 sin permitir hits por los Yanquis.
Carlos Zambrano es, hasta hoy, el único pitcher en lanzar un juego sin
hits ni carreras en terreno neutral cuando, el 14 de septiembre del 2008,
humilló a los Astros de Houston en Milwakee por haber sido transferido al
Miller’s Park el juego debido a los efectos del huracán Ike.
Cuando Bob Feller le aplicó la excelencia al Chicago Medias Blancas en
el inaugural de 1940, se convirtió en el único hasta hoy en hacerlo en apertura
de temporada. El Meteoro lanzó 3 durante su gloriosa carrera.
Desde 1901 21 novatos han lanzado un no hit no run, dos de ellos en su
primera apertura.
Bobo Holloman, uno de los tantos “héroes de un solo día” del beisbol de
grandes ligas, lanzó un “no-no” (forma como se refieren los americanos al juego
sin hits ni carreras), el 6 de marzo de 1953 desde la trinchera del San Luis
Browns. El trabajo del pitcher le dio motivo al “innovador” Bill Veek, general
manager del equipo y creador del slogan “cada juego es un carnaval; cada
fanático un rey”, para comentar: “por lo duro, difícil y profundo que fildeó el
resto del club, se le debió acreditar a los 8 jugadores restantes…” Holloman
actuó solo ese año y concluyó su carrera con récord de 3-7.
El 11 de agosto de 1991, en su segunda apertura en las Mayores con los
Medias Blancas de Chicado, el venezolano Wilson Alvarez tiró un no-no y el 1ero
de septiembre del 2007 Clay  Buchholz,
del Boston, lo imitó.

El 2 de mayo de 1917 Hippo Vaughn, del
Chicago Cubs y Fred Toney, del Cincinnatti, llegaron al 10mo sin permitir hits
ni carreras. Por dos hits productores de una anotación perdió Vaughn el no hit
y el juego 0-1 en ese capítulo. El cubano Manuel Cueto, con una atrapada
monumental de espaldas al home en el leftfield, preservó el trabajo impecable
de Toney; mientras el indio Jim Thorpe, leyenda olímpica, conectaba el hit por
el cuadro que decretó la victoria de los Rojos.

En
los dugouts de los clubes que tienen un pitcher lanzando un no hit no run
prevalece la superstición de no mencionar después del 7mo nada sobre la proeza
en desarrollo, especie de “ni el pitcher ni el juego existen”.

El 23
de junio de 1917 se produjo uno de los más famosos juegos de la historia: en
Fenway Park se jugaba el primero de un doble con Babe Ruth en el box por los de
casa. El serpentinero caminó al bateador Morgan abriendo el inning y le reclamó
al chief umpire en home, Brick Owen, que “abriera los ojos”, el magistrado le
replicó que continuara la labor o lo expulsaba, pero el Bambino continuó con la
protesta y le grito desde el box que lo iba a golpear; entonces Owen lo botó y
Ruth se abalanzó sobre y le tiró un zurdazo que el agredido logró esquivar, no
logrando igual resultado con la derecha, que lo impactó detrás de la oreja
izquierda. Necesitaron de la policía y de los miembros del club para sacar del
juego al pitcher, que se llevó un fuerte castigo de parte del Comisionado Ban
Johnson. Entonces entro de relevo el modesto Ernie Shore, maestro de elemental
en Carolina del Norte y retiró por su orden a los 27 jugadores que enfrentó
logrando un juego perfecto. En Boston decían ese año que era la mejor
demostración de un pitcher desde que Cy Young lanzara igual en 1904. El
encuentro terminó 4-0. El shortstop Everett Scott y Duffy Lewis brillaron a la
defensa con varias jugadas salvadoras.

La
racha mas larga sin recibir un no hit en la Americana la impusieron los Yanquis
desde el 20 de septiembre de 1958, cuando el nudillista Hoyt Wilhelm, por el
Baltimore y con la ayuda del cubano Willy Miranda en el shortstop, los blanqueó
sin aceptar libertades hasta 1993.

Pero
a los Cubs de Chicago nadie se los ha podido imponer desde que Sandy Koufax lo
hiciera de forma perfecta en 1965.

Desde
la segunda mitad de la campaña de 1909 hasta la primera de 1970, ningún pitcher
tiró un no hit no run en el antiguo Forbes Field, home de los Bucaneros de
Honus Wagner, de los Hermanos Veneno (Paul y Lloyd Waner), de Ralph Kiner, de
Clemente, de Stargell…

El
uso indiscriminado del relevo, mácula del tiempo actual, ha contribuido a que
algunos pichers no hayan podido apuntarse un juego de no hit.

Y el
colmo, con la más garrafal decisión errada en la primera base jamás vista, un
umpire privó de la gloria del juego perfecto al serpentinero Armando Galárraga.
Desde 1875 y a razón de dos por temporada se han lanzado más de 250
juegos de no hit no run en grandes ligas. Faena que puede ser la única razón por
la que el nombre de un monticulista descanse en Cooperstown.

El
primer hispano en jugar en Grandes Ligas fue el cubano Esteban Bellán en el
siglo antepasado; pero ningún compatriota de este pionero ha podido alcanzar la
gloria del no hit no run para sí y para su patria.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: