Hughie Jennings, rey del pelotazo recibido

De tanto escuchar y leer en Cuba sobre los
“bolazos”, intencionales o no, de que era víctima Orestes Miñoso, muchos de mi
generación y anteriores, tal vez crean que el Idolo del Perico es el máximo
líder de la dolorosa casilla en Grandes Ligas.

El
outfielder del Chicago White Sox fue una invitación al pitcheo adentro para
separarlo, por su forma de pararse en el plato completamente inclinado sobreo
este.


Algunos jugadores de su época, como Orlando Peña, me han dicho que la
revancha del matancero contra al pitcher que lo “tumbara”, era buscar el
pelotazo, en el momento de mayor compromiso, con hombres en peligrosa posición
anotadora.
Pero los “bean balls”, los intencionales y con instinto homicida,
tirados a zonas complejas como el costillar y la cabeza, son realmente
peligrosos: al propio Miñoso, en la campaña de 1954, el pitcher de los Yanquis,
Bob Grim, le dio cerca de la sién y le envió al hospital por varias semanas.
Sin embargo, en esta época (en que los pitchers no tienen la clase de aquellos;
pero si más velocidad), tiran a dar con más frecuencia que cuando los clubes
eran solo 8 por liga y la encomienda del monticulista impedir que los
corredores se embasaran. La rutina actual, por el bean ball o por la base por
bolas, es un relajo y ni qué decir del wild pitch, a 2 metros del catcher y a
98 m/h. con corredor en tercera.
Miñoso lideró la Liga Americana 10 veces en pelotazos recibidos y su
gran total fue de 192 en 17 años, con un máximo de 23 en 1956.

El
5to en mayor número recibido es el catcher Jason Kendall con 254 y un año de
liderazgo.

El
4to el ex bateador designado, inicialista y jardinero Don Baylor, que aguantó
267 pelotas en su anatomía con 8 liderazgos.

El
3ero, un jugador pionero que jugó para varios clubes en el período 1887-1899,
Tommy Tucker, que fue golpeado 272 veces y acaparó 5 veces el desagradable
primer lugar.
Con el tremendísimo Craig Biggio, seguro Hall of Famer, las hienas del
box se ensañaron la friolera de 285 veces, con 5 temporadas como primer
objetivo en la vanguardia.
Pero es Hughie Jennings, un primera base que pertenece a Cooperstown,
que jugó para varios clubes en 17 años de labor entre 1891-1918, el que lidera
la casilla de golpeados por lanzamientos con 287 y cinco temporadas como
puntero.
Jennings bateó .312 de promedio general y, en 1896, lo hizo para .401,
medía 5’8 y pesaba 165 en forma, era derecho para batear y para tirar. Jugó
todo el infield y el outfield.

Es el único que haya recibido más de 40
pelotazos en tres campañas con el récord de 51 en 1896; porque Ron Hunt, un
infielder entre 1963-1974, fue golpeado 50 veces en 1971 y acumuló 243 y 7
liderazgos.

 

 

 

 

 

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: