Ese dinero no es de Triple A

Apreciaciones fanáticas al margen, con respecto a
Aroldis Chapman, todavía no he leído una sola opinión de gente de prensa en
cuanto a las razones que tuvo el Cinci para subir de Triple-A, el viernes
pasado, al prometedor zurdo cubano; maniobra que sugiere un nervioso apuro de
oficina, tomando en cuenta el desastroso promedio de limpias que tuvo en las
Menores y el evidente problema de mecánica que afecta su control.

La
prensa americana, que le presta poco interés a Chapman de un tiempo a esta
parte y la de Miami, que reproduce cables, solo se han dedicado a informar sin
mucho comentario y, yo diría, que ninguno.
Aroldis Chapman tiene condiciones para triunfar en Grandes Ligas, yo no
sé hasta dónde y no es verdad que tenga tantos cambios y curvas que repleten un
baúl como leí hace poco; tiene el recurso de una gran recta y un par de
lanzamientos que todavía no domina, porque no los puede controlar y esto no es
la serie nacional, aquí se necesitan tres lanzamientos o no triunfa. Y, si con
esa velocidad no se tira un cambio perfecto o casi, no hay forma humana de que
pueda lucir, incluso mantenerse, en el nivel de Grandes Ligas, que Hendrickson
la envía a 100, 102 y salió más rápido que su recta de los Marlins, aun sin
pitcheo profundo ni bullpen de confianza.

El
éxito impresionante, rápido y demoledor de Stephen Strasburg silenció a la
crónica el año pasado con respecto al cubano, que la está obligando a asumir un
compás de espera resignado (ahora sucede igual con el americano de los Nacionales
por la intervención en su brazo) por un futuro que, como tal, nadie sabe cómo
pintará.

La
vida es como es y todo el mundo es diferente en su personalidad. Pero Chapman
no salió del beisbol colegial, sino de la rotación del equipo castrista como
uno de sus tres primeros lanzadores abridores; eso ratifica la diferencia entre
un beisbol y otro que, por el triunfalismo prefabricado que hoy se pisotea,
muchos cubanos de estos tiempos creyeron superior al de Triple A, incluso que a
las Grandes Ligas, lo que no deberían decir donde lo escuchen; a pesar de  Alexei Ramírez con lo de que “no veo ninguna
diferencia entre un beisbol y el otro”, colmo de la insensatez militante de la
Cuba de hoy.
Chapman fue reclamado otra vez porque, si  no da la talla, lo bajan otra vez hasta que
cuaje o reviente y le cambien el cartel a descarte; porque gana mucho dinero y
la Triple A es un nivel de salario decoroso, nunca millonario.

Esos
30 millones los tiene que justificar como política de trabajo capitalista;
aunque tenga que lavar a mano todos los autos que parquean en la ciudad de
Cincinnatti diariamente, comenzando por los del estadio. Por eso el club se
esta moviendo rápido con el criollo en una sola dirección, por descabellada que
parezca: trabajas en el nivel por el que ganas el dinero, o vamos a ver qué
hacemos.

 

 

 

 

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: