Jack McKeon y la Tarea del Indio

La tónica de contratación de managers por los
clubes de las grandes ligas modernas, hace rato que descartó poner al anciano,
pueden envejecer al timón, como Bobby Cox y Tony Larussa, pero se les ofrece la
encomienda jóvenes, lozanos hasta cierto punto y con el impulso y la energía
que, dicen los entendidos, es patrimonio único de casi juveniles.

Los
Marlins rompieron la imaginaria regla y regresaron a la época en que los Cubs
de Chicago le dieron a Leo Durocher un club peor que ellos en el rendimiento
general de equipo, pero con jugadores de alto voltaje en la plantilla como
Billy Williams, Glenn Hoffman, Ferguson Jenkins, Ron Santo y Ernie Banks.
“Lipidia” tampoco pudo arreglar el desastre que provocó “el colegio de coaches”
de Phil Wrigley.

Jack
McKeon, de 80 años, volverá al frente de la novena miamense con idéntico
objetivo que en el 2003: rescatarla del valle de lágrimas que se supone sea una
racha de derrotas considerable; en aquella ocasión, estaba separado del
primero, en julio, por 6 juegos; hoy, un poco más lejos, en junio.

Ayer
tuvo a Iván tras el plato para que manejara un staff joven y de posibilidades,
encabezado por Josh Beckett y, del saco de las ligas menores, le sacaron “un
conejo de la suerte” con dos nombres: Dontrelle Willis, que se impuso
convincentemente ese año y el monstruo Miguel Cabrera, uno de los cinco mejores
bateadores de Grandes Ligas hace buen rato ya. Con esos elementos niveló la
nave, remontó la diferencia y ganó hasta la Serie Mundial. También tenía McKeon
8 años y 2 ó 3 mil puros fumados menos.

El
pitcheo del club que recibe es lo único comparable al año milagroso; sin
embargo, será a lo primero que deba atender, porque los está asfixiando la
crisis de personalidad colectiva, en los casos de Nolasco y de Aníbal que,
cuando están en forma absoluta, nadie lo dude, son de los mejores y más
confiables del circuito, porque Johnson está en lista de lesionados.

Yo
creía, en pre-temporada, que el club estaba solo preparado para dar un buen
espectáculo de acuerdo a su módica plantilla salarial y por lo jóvenes e
inexpertos que son; hoy creo lo mismo. Sin embargo, aunque no tienen líder,
pueden hacer algo más que reconciliarse con la casilla de las victorias, porque
el hombre a cargo no solo es un anciano virtual, sino un experimentado
manager-scout de más de 40 campañas en el oficio y, eso, supuestamente, puede
ayudar.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: