Musial fue mejor bateador que Mays y que Aaron

Los jonrones  y una prensa deportiva moderna que se
entretiene, en plano de contribuyentes, en la factura de un tipo especial de
fanático, confundido en su apreciación del juego histórico y presente, son los
responsables de que se sirvan en bandejas de plata, como campañas de injusta
devalorización, las actuaciones superiores de muchos jugadores del pasado de
raza blanca con respecto a otros de raza negra, a tal extremo viciosas que,
cuando se habla de un supertope de bateadores, nadie hace la justicia que merece
Stan Musial, quien debería mencionarse por encima de Willie Mays y de Hank
Aaron; porque, sencillamente, fue mejor bateador que ellos.

Lo mismo ocurre entre Jackie Robinson
y el ex intermedista del Detroit Charles Gheringer o entre aquel y Roger
Hornsby, no solo mejores bateadores que el ex Dodger (el cardenal, un 2 triples
coronas, 3 por encima de .400 y .340); sino que, en el caso del ex intermedista
de los bengaleses, mucho mejor segunda base también. En otro caso, este entre
blancos, en el team de los mejores peloteros del siglo, confeccionado en 1999,
no solo dejan fuera a Gheringer; sino que Mark McWire fue seleccionado con Lou
Gehrig en perjuicio de Jimmy Foxx, milla y media mejor que el ex atlético
esteroirizado…

Los Cardenales significaban “joseo”
en Grandes Ligas, un club que nunca se daba por vencido. Pero nadie como “El
Hombre”, su jugador franquicia histórico y uno de los cinco más importantes a
la hora de enumerarlos: Stan Musial.

El glorioso # 6 es uno de los cinco
mejores bateadores en los anales del pasatiempo, sin embargo, “los modernos de
la crónica del sector” no le toman en cuenta con la importancia que merece;
porque, sin dudas, ni Mays ni Aaron superan a Musial como bateadores. A no ser
que la clase profesional haya sufrido cambios y sea mejor quien tenga
desventaja numérica.

Stan Musial jugó 22 campañas, todas
con los Cardenales (1941-63), concurrió 10972 veces a la caja de bateo y fue
líder una vez en este departamento; anotó 1949 carreras y encabezó a los
anotadores de la Liga Nacional 5 veces; 3630 hits con 6 liderazgos; 8 veces al
frente en la Nacional en dobles y su total, 725; 177 triples con 5 veces
delante de todo el mundo con 20 en dos temporadas (43 y 46) y 18 en 1948; 475
jonrones; 2 campeonatos en impulsadas y un gran acumulado de 1951; 7
campeonatos de bateo y .331 de promedio de por vida; 6 veces líder en total de
bases y 6164 de por vida; 1599 bases por bola con un liderazgo; 6 veces delante
en slugging y .559 como acumulado total; 696 ponches consumidos con uno cada 16
veces al bate como promedio y 32 por temporada y fueron 1962 y 1963, sus años
finales, en los que más lo poncharon con 46 y 43; 24 Juegos de Estrellas (1959,
60 y 61 se jugaron dos por año); 3 MVP y 4 veces segundo en la votación.

Willie Mays, considerado por muchos uno
de los más completos de todos los tiempos, no puede competir con Musial como
bateador. No hay forma de poder colar esa guayaba entre limones: en 22
temporadas en el Big Show, estuvo 10882 veces en el plato bate en ristre sin
liderazgos anuales; anoto 2062 veces con dos temporadas encabezando el Viejo
Circuito; 3283 hits con un año delante; 523 dobles sin modo de que pudiera
encabezar a los bateadores en biangulares en ninguna temporada; 140 triples y
tres liderazgos, uno de ellos con 20 en 1957; 660 cuadrangulares y 4 veces en
la punta; 1903 impulsadas con insuficiencia para liderar ningún año; 1464 bases
por bolas con un año como líder; un campeonato de bateo con el más alto
promedio anual que obtuvo .345 y .302 de por vida; 1526 ponches, con uno cada 7
veces y 69 por temporada; un liderazgo en bases por bolas recibidas y 1464; 3
en total de bases y 6066; 23 Juegos de Estrellas con 2 MVP y dos veces segundo
en la votación y 3 en tercero.

Hank
Aaron consumió 12364 turnos oficiales al cajón de bateo, casi 2000 más que Mays
y Musial; anotó 2174 veces con 3 delante en el departamento; produjo 3771 hits
con dos al frente en la liga; 624 biangulares y 4 liderazgos; 98 triples; 755
jonrones y 4 liderazgos, nunca bateó más de 47; impulsó 2297 con 4 al frente;
promedió .305 general y ganó dos títulos de bateo con .328 y con .355 en 1959,
el más alto promedio que lograra en un año; 4 campeonatos en slugging y .555 de
por vida; 1402 bases por bolas; 6856 total de bases recorridas con sus batazos
y ocho liderazgos; 1383 ponches recibidos con 1 cada 9 veces al bate y 60 por
temporada como promedio; 24 All Star; un MVP y 4 veces como tercero en la
votación. Todo en 23 temporadas en las Mayores.

Ni si Dios baja del cielo pueden imponer
a ninguno de los dos como mejores bateadores que el descendiente de polacos…
¿Por qué lo hacen? ¿Quién sabe? Ahora, desde hace rato, son señales de los
tiempos injuriosos, decadentes y, sobre todo, muy peligrosos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: