Cuando un amigo se va…

Los creyentes fervorosos, apasionados en la idea,
yo diría que obligada, de que Dios existe; los que hacen un altar de su corazón
por la esencia divina, son más valientes y mejores personas que los que no dispensen
el lugar que merecen el Altísimo y Jesús.

Mi esposa y su familia son así, mi hijo menor
es así y, Camilo Sánchez Díaz era así y su familia también…

Este
jueves sepultaron en Miami a mi amigo Camilito ¡Qué digo! Más que amigo, mi familia
por toda la vida…

Llegó
a Estados Unidos hace 3 años, acompañado de su esposa, su hijo Camilín y Gema,
su hija menor, bendición por Dios de su hogar cuando él y Edelsa se disponían a
cuidar a los hijos de Marcos, su vástago mayor.

Camilo fue de ese grupo amplísimo de jóvenes
que no pudieron acompañar a sus padres y hermanos durante los 60’s por el
recurso horrible que, para separar la familia cubana, implementó la tiranía: la
edad del Servicio Militar, quedando el joven a cargo de tías, mientras sus
padres y sus tres hermanos se establecían en Miami con la promesa hecha por las
mentirosas y oportunistas autoridades de “pronto se le liberará del compromiso
militar”, lo que nunca ocurrió y, si bien esa separación fue terrible, no es
menos cierto que la compensó haber conocido a la mujer que fue su compañera
fiel durante toda la vida de más de 30 años casados; que le dio tres hijos como
ellos, preparados para enfrentar a la sociedad con la decencia, la honradez y
los principios morales obligatorios en cuanto al desempeño como ciudadanos de
alto perfil.
Durante más de 30 años, Camilito fue el anotador-compilador de los
equipos de Pinar del Río a Series Nacionales, Selectivas…y, en igual función,
para la emisora provincial Radio Guamá; allí también anotó varios eventos
internacionales que tuvieron como subsede al estadio de la ciudad capital
provincial.
Apasionado, organizado…así llevaba la actividad relacionada con el
juego; aparejada a su trabajo de Estadísticas en una empresa de Construcciones
que, a pesar del relajo laboral que es Cuba, trataba de desarrollar a “lo
capitalista” por su responsabilidad y eficiencia profesional. Nunca fue
militante ni comprometido; porque era afectado en la destrucción de su familia
filial y porque era católico practicante y cumplidor con la Iglesia.
Jugador del campo corto en su edad colegial y juvenil, aplicaba para la
famosa frase de Miguel Angel González al referirse en un reporte al entonces
novato receptor Moe Berg de “good field no hit”; o “bueno al campo, no al
bate”.

Tan
fanático de la posición que su ídolo fue Willy Miranda, del que logró tener un
guante firmado, por cortesía de un primo hermano del “Mago”, que residía en el
pueblo natal nuestro, San Cristóbal, apodado Yeke.

Camilito fue agredido por un cáncer de colón
que se originó en Cuba y al que no le hizo frente aquí como debió, porque se
frustró y minimizó las posibilidades de triunfo en el peligroso juego que
inició, con apatía extraña, con la terrible enfermedad; entonces, de manera
inexplicable para un hombre responsable de una familia e inteligente, prefirió
morirse estúpidamente al ponerse en control médico tardíamente; a pesar de
todos los que le reclamamos su responsabilidad de esposo, de hijo, de padre, de
abuelo…de persona y de amigo.

Yo no
pude ir al velorio ni al sepelio, me representó mi esposa, también amiga desde
la infancia de la pareja Sánchez-Alfonso y no pude, porque no era este el caso
del velorio utilizado para el reencuentro de gente conocida que se ven poco.

Por lo
menos para mí, no era el momento indicado para hablar de pelota, tan frecuente
en los velorios por quienes no son dolientes. Yo, sencillamente, no fui porque
Camilito era algo más que el individuo con el cual se entablaba una conversación
sobre el juego con autoridad: más de 50 años de familiaridad afectiva me lo
impidieron.

Porque
fue un hombre bueno de la gorra a los spikes, está, con seguridad, al lado del
Creador. Sírvanos de consuelo el tan manejado “Dios se lleva primero a los
buenos”; porque, en este caso, es una dolorosa y meridiana verdad.

 

 

Por Andrés Pascual

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: