Olvidados del beisbol, Sam “Paillo de Dientes” Jones

Por Andrés Pascual

“Palillo de dientes” Jones no debe ser confundido con “El Triste” San Jones, que jugó durante finales de los 20’s hasta los 40’s en Grandes Ligas; este, al que apodaron como la pequeña astilla de madera para remover comida de entre los dientes, que ganó su apodo porque siempre masticaba uno en el montículo, fue un pitcher negro que actuó entre 1951-1964 para los Indios de Cleveland, club que lo firmó en 1950, para los Tigres de Detroit, para los Cardenales de San Luis, para los Gigantes de Nueva York y para los Cachorros de Chicago.


Imponente desde sus 6’4 y 200 libras, tenía una velocidad aterradora lo que, unido a un ligero descontrol natural en la zona de strike, intimidaba; pero Hobbie Landrith, su receptor en los Oseznos y Stan Musial, su compañero en los Cardenales dijeron, cada vez que se les preguntaba que, durante los 50’s, la mejor curva de la liga nacional le pertenecía.
Nacido en Ohio en 1927, fue en Cleveland donde comenzó su carrera en el beisbol al jugar las campañas 1947-49 con los Buckeyes, a los que acompañó a la Serie Mundial del circuito de ligas negras contra los New York Cubans, en 1947.
Debutó en las Mayores en 1951 y fue el primer pitcher negro que integró una batería en las Mayores con un receptor sepia, Quince Trouppe, en 1952.
El 12 de mayo de 1955 le dio no hit no run al Pittsburgh, convirtiéndose en el primer pitcher de raza negra en lanzar este tipo de juegos y el segundo en Wrigley Field, desde que Hippo Vaughn tiró nueve entradas de No-No para perder en el decimo 0-1, única vez en las Mayores en que dos lanzadores completaron nueve entradas sin hits ni carreras, acreditándose el no hit no run Fred Toney, del Cinci.
Durante su no hit no run, Jones caminó a 7 por boletos y es de destacar el noveno, en que, después de llenar las almohadillas por bases por bolas, ponchó consecutivamente a Dick Groat, a Roberto Clemente y a Frank Thomas.
Palillo de Dientes Jones trabajó 12 años en grandes ligas y concluyó con 102-101 y efectividad de 3.59; en 1643 entradas abanicó a 1376 bateadores.
Su mejor año fue 1959, que terminó en segundo lugar para el Cy Young y en 5to. para el Jugador Más Valioso; en esa campaña integró la Selección de Estrellas de la Nacional a uno de los dos juegos de esa temporada; en 1955 también había sido seleccionado.
Logró 3 liderazgos en ponches propinados y 4 en bases por bolas concedidas; uno en juegos salvados y otro en lechadas el mismo año, 1955; en 1959 encabezó a los lanzadores de la nacional en ganados con 21 y en porcentaje de limpias con 2.83.
El 15 de junio de 1959 tiró un juego de un hit y el 26 de septiembre lanzó un no hit no run a través de 7 innings contra Fildelfia; pero el juego fue suspendido por lluvia y no se le acreditó el segundo de su carrera.
Sam Jones, “Palillo de dientes”, un buen pitcher de los cincuenta y principios de los sesentas es, sin embargo, uno de los jugadores negros menos recordados a la hora de nombrar jugad ores sepias de importancia posteriores a Jackie Robinson. En West Virginia, a la edad de 45 anos, en 1971, falleció este lanzador.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: