Murio el Asesino en Serie de Minnesotta

En 1954, Harmon Killebrew no había cumplido aún 18 años y ya estaba vestido con el uniforme de los Senadores de Washington. El sistema de fichaje conocido entonces como “bonus baby”, que estimulaba a jóvenes casi niños, tuvo en este jugador, en Johnny Antonelli y en Al Kaline sus mejores resultados.
1955 lo pasó con el club matriz de la Americana y 1956, 57 y 58 estuvo en ligas menores, con acceso a los Nacionales brevemente en 1957.
En 1959 comenzó la leyenda de uno de los bateadores más salvajes que el beisbol haya conocido.
Ocho campañas con más de 40 jonrones solo tienen competencia en la historia con Babe Ruth.


Slugger de la “vieja escuela, su total de de 573 cuadrangulares fue respaldado por un aparente anémico promedio de .256 y 1699 ponches, pero su importancia y decisión en el clutch fue a prueba de dudas con 1584 impulsadas.
Jugó durante 17 campañas completas en las Mayores con otras cinco de pocas apariciones al bate, siempre con Washington-Minnesotta, menos la última, que fue con Kansas City en 1975.
En 1969 lideró la Liga Amricana con 162 juegos jugados, 49 jonrones, 140 impulsadas, 145 bases por bolas con 20 intencionales, en slugging con .427 y promedio de .276, todo bueno para llevarse el trofeo de MVP en la temporada.
Su contribución ofensiva más la de Zoilo Versalles y Tony Oliva, pusieron a los Mellizos en la Serie Mundial de 1965 y en los playoff de 1969 y 1970.
“Batazos de hombre”, asi llamó a la trayectoria de sus conexiones Buck Canel, que también solía decir que “tenía músculos hasta en las orejas”.
Harmon Killebrew, según Camilo Pascual, fue un excelente ser humano y un magnífico compañero. Esa también es la opinión de su amigo Tony Oliva.
Tanto Camilo como Oliva, incluso Versalles q.e.p.d. me dijeron alguna vez que las líneas que bateaba este hombre no tenían igual por su fortaleza.
Contribuyente para cuanta causa humanitaria se le convocara, una de sus últimas actividades fue, junto a Oliva y Rod Carew, en pro de la joven Karen Frigstad por medio de la Fundación Bob Allison contra el Mal de Ataxia.
Participó en 11 Juegos de Estrellas y, en 1984, con el 83.3 % de los votos, le eligieron al Salón de la Fama.
Lasemana pasada, el martes 17, murió de cáncer del esófago en Scottsdale, Arizona, el Asesino de Pitchers del beisbol, había nacido en Idaho el 28 de junio de 1936.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: